Las multinacionales se preparan para un nuevo varapalo en América Latina

stop

Las devaluaciones en la región se acentúan y amenazan con volver a castigar los resultados empresariales

24 de junio de 2014 (21:04 CET)

Vendemos más, facturamos más, pero ingresamos menos. Las multinacionales españolas con fuerte presencia en América Latina se preparan para unos buenos resultados en ventas para el segundo trimestre del año pero dan por seguro un mal ejercicio en sus resultados contables en euros.

La devaluación de las monedas en las principales economías de la región dará un nuevo varapalo a los resultados de las grandes empresas españolas en la región. Las compañías más afectadas serán las que mantienen operaciones en Argentina y Venezuela como Telefónica, BBVA e Iberia, que mantiene un pulso con el gobierno venezolano por el tipo de cambio con el que se fijarán sus beneficios retenidos en el país.

Factor incontrolable

El peso argentino ha pasado de cotizar 7 euros en junio pasado a más de 11 euros este martes, una revalorización de la moneda comunitaria del 57%, mientras que el bolívar venezolano ha pasado de 6 euros a 11 euros en el mismo período, lo que representa un fortalecimiento de la moneda europea del 83%.

Las empresas españolas comienzan a sufrir por uno de los pocos factores que no pueden controlar, pero el Banco Mundial les ha enviado un mensaje de optimismo: la mayoría de los bancos centrales de la región comienzan a trabajar con seriedad y se descartan ajustes drásticos en el corto plazo.

Telefónica y BBVA


Pero las empresas españolas parecen decididas a soportar también el precio por obtener beneficios muy superiores a los que pueden obtener en España. Telefónica ya había sufrido un descenso de beneficios del 23% hasta ubicarse en 692 millones de euros durante el primer trimestre de este año, provocada en gran medida por las devaluaciones de las monedas latinoamericanas. El BBVA, con operaciones en Venezuela y Argentina, sufrió el trimestre pasado un descenso de beneficios del 64% para embolsar 624 millones.

Para tener una idea del efecto devastador de las devaluaciones en los países de origen, el beneficio del BBVA hubiese crecido el 14% si el valor de las monedas latinoamericanas hubiese permanecido estable durante el primer trimestre. Y el panorama, a pocos días del segundo semestre del año, parece poco halagüeño también para el resto de multinacionales españolas como Santander, Iberdrola y Gas Natural. Repsol, que negocia sus contratos en dólares con las petroleras nacionales, es una de las pocas empresas que navega en la tranquilidad de un cambio estable.

Todas las monedas de las principales economías han perdido valor en el último año. El euro escaló en Chile, uno de los países con mayor estabilidad macroeconómica, el 14% en los últimos doce meses. También subió el 5% en México, Brasil y Perú. La moneda que ha sufrido menos devaluación de junio de 2013 a junio de 2014 ha sido Colombia con una devaluación alrededor del 2%.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad