Linde valida los rumores sobre los planes del BCE para regar la eurozona

stop

El gobernador del Banco de España cree "posible" que Draghi amplíe el programa de compra de bonos para superar los precios bajos que registran los países asociados

Luis María Linde, gobernador del Banco de España, este lunes / EP

en Madrid, 20 de octubre de 2015 (11:58 CET)

El gobernador del Banco de España, Luis María Linde, cree "posible" que el Banco Central Europeo (BCE), bajo dirección de Mario Draghi, amplíe el actual programa de compra de deuda para impulsar al alza los precios en la eurozona.

"El BCE manifestó su capacidad para incrementar, si fuera necesario, el tono expansivo de la política monetaria. Para ello, si se estima necesario, podría utilizar la flexibilidad de la que está dotado el programa de compras para ampliar su tamaño y duración, o modificar la composición", dijo Linde.

Los mercados especulan con la posibilidad de que tras la reunión que mantendrá este jueves en Malta, el BCE dé señales sobre la disposición a ampliar el plan de inyección masiva de dinero en la economía (también conocido como QE, por sus siglas en inglés) para acercar la inflación a los objetivos del organismo.

Lejos del objetivo de inflación

El gobernador sostiene que las tasas actuales de inflación en Europa están peligrosamente lejanas al nivel de algo menos del 2% que tiene como meta el BCE.

"El riesgo de desanclaje de las expectativas de inflación a medio plazo no parece cercano, pero, aún así, la tendencia marcada en los últimos meses vuelve a ser algo preocupante", señaló en una conferencia sobre banca.

En septiembre, la tasa anual de inflación de la eurozona se situó en el -0,1%, dos décimas por debajo de agosto. Entre los países de la eurozona, destacaba Chipre con una tasa del -1,9 por ciento en septiembre, seguido por España con el -1,1%.

El panorama económico se complica

El gobernador del banco central español considera que los riesgos para las proyecciones de la economía española se han intensificado recientemente al complicarse el panorama económico internacional, especialmente por la ralentización en China.

"El grado de incertidumbre se ha ampliado en los últimos meses y los riesgos de desviación a la baja se han acentuado debido al deterioro de las perspectivas de crecimiento mundial", dijo Linde. "Pero la economía española está en condiciones de afrontar estos retos", aseguró, señalando las reformas realizadas por el Gobierno.

Las previsiones del Ejecutivo sitúan el crecimiento del PIB este año en el 3,3%, que sería la tasa más alta desde 2007.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad