Los bancos retiran del BCE hasta 25.000 millones de euros

stop

INCENTIVOS ECONÓMICOS

Manel Manchón

El presidente del BCE, Mario Draghi, y el vicepresidente del regulador, Vítor Constancio, en Fráncfort (Alemania) | EFE
El presidente del BCE, Mario Draghi, y el vicepresidente del regulador, Vítor Constancio, en Fráncfort (Alemania) | EFE

12 de junio de 2014 (13:58 CET)

Es una penalización mínima, pero con un mensaje muy claro: los bancos deben prestar recursos a las familias y a las empresas, y no pueden esperar que se les premie por tener su dinero en el Banco Central Europeo, (BCE).

El presidente del organismo europeo, Mario Draghi, dio luz verde la pasada semana a una tasa negativa del 0,10% por los depósitos de los bancos. Y las entidades han reaccionado. Los bancos de la zona euro depositaron el miércoles en el BCE 13.587 millones de euros, un 65,2% menos que la cantidad que tenían el martes, lo que implica que han retirado 25.428 millones, justo cuando ha entrado en vigor la tasa del BCE.

Una retirada de dinero progresiva

El Consejo de Gobierno del BCE decidió acompañar el recorte de los tipos de interés hasta el 0,15% con esa histórica rebaja hasta el -0,10% del interés aplicado a la facilidad de depósito de la institución, que también aplicará esta comisión al nivel medio de las reservas de la banca que sobrepase las reservas mínimas obligatorias y otros depósitos mantenidos con el Eurosistema. Se trata de que las entidades paguen por tener su dinero en el BCE y no cobren, aunque el coste será mínimo, de ese 0,10%.

Al margen de la medida, desde enero de 2014, los depósitos de los bancos europeos en los depósitos del BCE se han situado por debajo de los 20.000 millones de euros, llegando a caer hasta los 16.470 millones el pasado 9 de abril, cuando el BCE aplicaba un interés del 0% a estos depósitos.

De ese 0% se ha pasado ahora a una tasa negativa del 0,10%. El BCE ha tratado de desincentivar esas prácticas de los bancos, pero de forma progresiva. Dejó de remunerar a los bancos a partir de julio de 2012, cuando comprobó las prácticas de las entidades. Y es que la banca comercial de la eurozona acababa dejando en el BCE los propios recursos que le prestaba el banco emisor europeo, tras las inyecciones de capital de más de un billón de euros.

El récord tras acaparar un billón de euros

La cifra récord llegó en marzo de 2012, cuando la banca de los países de la eurozona tenía en el BCE 827.534 millones, más del 80% del billón de euros que habían recibido. Tras la decisión de no remunerar las cuentas, en julio del mismo año, salieron 218.432 millones de la facilidad de depósito. Posteriormente, y de forma progresiva, salieron hasta un un total de 324.931 millones.

Las medidas de Draghi, por tanto, van dirigidas en dos direcciones: un menor tipo de interés, para facilitar los créditos, pero también un toque de atención, aunque todavía tibio –el 0,10% negativo para los depósitos-- para que las entidades sean conscientes de que los recursos prestados deben volver al sistema productivo, a empresas y familias.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad