Los mercados sentencian a BPI por la espantada de Caixabank

stop

LA ACCIÓN CAE POR DEBAJO DE 1,3 EUROS

Fainé y Dos Santos, en sendas imágenes de archivo

en Madrid, 19 de junio de 2015 (10:20 CET)

El programa de telerrealidad que protagonizan Caixabank y Banco Portugués de Investimento (BPI), con rica heredera –la hija del presidente de Angola, Isabel do Santos— como protagonista estelar, se retransmitió este viernes desde las pantallas de la bolsa.

El presidente del grupo español, Isidro Fainé, comprobó en ellas como los inversores parecen darle la razón. Su entidad creció por encima del 1% mientras BPI se desinfló por debajo de los 1,3 euros (-6%).

Era el precio que Caixabank estaba dispuesto a pagar al resto de socios mediante una opa que retiró el jueves. Isabel do Santos conjuró al consejo de administración para que rechazara la oferta y pidiera un euro más por título. El correctivo ha llegado este viernes.

Asignatura pendiente

Las diferencias de precio no han sido las únicas. En BPI se han negado a modificar los estatutos para eliminar un bloqueo que impide a los accionistas acumular más del 20% del derecho de voto, aunque su peso accionarial sea mayor.

¿Por qué, maniobras de grandes fondos al margen, los mercados se alinean con Caixabank? La asignatura pendiente de la entidad con base en Barcelona es la internacionalización. Sin embargo, ésta "no puede producirse a cualquier precio", destacan las fuentes consultadas.

Mensaje a los inversores

El banco habría mandado un mensaje a la comunidad inversora que ha gustado. Los analistas están convencidos de que Fainé habría perjudicado a su propia entidad si hubiera cedido.

Por otro lado, con su plan estratégico, Fainé reconoce indirectamente una debilidad: algunas filiales lastran el balance del grupo al completo con un consumo elevado de capital. El consejero delegado, Gonzalo Gortázar, se propone corregir esta deriva.

Desde ayer, el 44% de BPI luce el cartel de 'se vende', aunque fuentes oficiales de Caixabank no confirman la posible desinversión. Los mercados toman posiciones para aprovecharse de este escenario. En cualquier caso, en las torres gemelas de la Diagonal no tienen prisa.

El plan de Do Santos

Hay un elemento más. Do Santos tiene menos obstáculos desde ayer para explorar la fusión de BPI con el segundo banco de Portugal (BCP), opción sólo bien vista a nivel político. Previsiblemente, el nacionalizado Novo Banco acabará en manos de inversores chinos.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad