Moody's no se cree a Oliver Wyman

stop

La agencia de rating calcula que las entidades españolas necesitarán entre 70.000 y 105.000 millones de euros en un escenario adverso

Agencia norteamericana de calificación Moody's

01 de octubre de 2012 (12:36 CET)

La agencia de calificación crediticia Moody's no se cree el análisis de la banca española realizada por Oliver Wyman. En su boletín semanal, considera que las pruebas de resistencia son positivas y que mejorarán la solvencia y la confianza del mercado en el sector, pero advierte de que no serán "suficientes".

La agencia advierte de que si los mercados son "escépticos" sobre estos tests de estrés, "la confianza negativa podría socavar los esfuerzos del gobierno para recuperar totalmente la confianza en la solvencia de los bancos españoles". Además, señala que los resultados están por debajo de lo que estima que es necesario para mantener la estabilidad en sus escenarios adverso y altamente adverso.

Entre 70.000 y 105.000 euros

Los cálculos que ha hecho Moody's sobre las necesidades de capital del sector bancario son mucho más pesimistas. Calculan que las entidades españolas necesitarán entre 70.000 y 105.000 millones de euros, frente a los 59.300 millones que Olvier Wyman anunció el viernes. Además, apunta que sus pruebas no recogen una diferencia tan grande de las necesidades de capital entre los bancos más débiles y los más fuertes en el escenario adverso.

La agencia destaca que muchos de los supuestos utilizados en el ejercicio de Oliver Wyman son "conservadores" e incide en que otros que reducen considerablemente la caída del capital podrían ser cuestionados.

La agencia explica que los tests de la consultora consideran que los requisitos de capital en los escenarios bases y adverso deben ser diferentes, porque creen que las condiciones macroeconómicas del escenario adverso tienen una probabilidad muy baja de darse. Moody's, en cambio, utiliza los mismos niveles en todas las previsiones.

Titulares de preferentes

Con todo, la agencia considera que la inmediata recapitalización de la banca española es "intrínsecamente positiva" para los ratings de todos los bancos españoles. Señala que el único grupo de acreedores que no se beneficiará de este proceso son los tenedores de deuda híbrida o subordinada de las entidades que sean rescatadas. Como, por ejemplo, los titulares de preferentes.

En su opinión, una "buena prueba de fuego" para ver si estos tests son suficientemente conservadores para recuperar la confianza del mercado será el éxito que tenga el Gobierno español para atraer a inversores privados independientes como accionistas del banco malo. Recuerda que los anteriores esfuerzos han fallado porque los inversores esperaban que los activos se transfirieran a un precio que permita una venta en el corto plazo con un beneficio razonable.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad