Portugal busca salidas: rebajará el impuesto de sociedades

stop

RECESIÓN

27 de julio de 2013 (12:05 CET)

Los países más castigados por la crisis económica, con una caída de los ingresos por la falta de actividad económica, han buscado un incremento de los tributos, que, aunque han elevado algo los ingresos, han provocado una mayor depresión. Portugal busca ahora una salida en la dirección contraria, y el Gobierno portugués ha decidido rebajar, aunque de forma gradual, el impuesto de sociedades.

Será a partir de 2014, y reducirá la tasa del 25% al 19%, dentro de una reforma fiscal que pretende estimular la inversión.

El objetivo es poder competir con países similares a Portugal, porque compiten en los mismos mercados, como Polonia, o República Checa, como ha admitido el Ministerio de Finanzas portugués. La idea es reducir el impuesto, en un periodo de cinco años, hasta el 19%, en el mismo nivel que los dos países citados.

Ampliar la base

La nueva reforma también pretende ampliar la base tributaria, con la eliminación de exenciones fiscales y sobrecargos locales. Y es que, en realidad, las empresas portuguesas pagan un impuesto del 31,5% si se suman la tasa estatal y las locales.

"La mayor prioridad económica es atraer la inversión local y extranjera, y para ello la reforma del sistema fiscal para empresas es crucial", afirma el nuevo ministro de Economía portugués, Antonio Pires de Lima.

La medida forma parte de un paquete económico, siempre supervisado por la troika europea, formada por la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el FMI.

Eliminar gasto, no subir impuestos

La cuestión es que la propia Comisión Europea está reorientando su posición, con la idea de incentivar la economía con medidas que relajen la presión fiscal. De hecho, el propio presidente del BCE, Mario Draghi, ha asegurado en sus últimas intervenciones que la respuesta de los gobiernos no debe pasar por un incremento de los impuestos, sino por un recorte del gasto, estructural, que redimensione el sector público.

Esas aseveraciones las ha hecho Draghi respecto a la situación de España. El Gobierno de Mariano Rajoy ha eliminado las deducciones del impuesto de sociedades que significaban, en la práctica, que los grandes grupos multinacionales pagaran un impuesto efectivo del 5% sobre sus beneficios, a pesar de que el tipo nominal del impuesto de sociedades es del 30%.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad