Rato duda de la buena fe de Bankia con las tarjetas black

stop

El ex presidente del grupo asegura que las tarjetas opacas eran legales y equiparables al resto del sector

Rodrigo Rato, de camino al juzgado

Barcelona, 04 de octubre de 2016 (12:46 CET)

Rodrigo Rato, ex presidente de Bankia, comparece ante el juez este martes en el juicio de las tarjetas opacas de Caja Madrid, una de las entidades fundadoras del actual grupo bancario. Su defensa es que las "black" eran una retribución "perfectamente legal y equiparable" al resto del sector. También asegura que la Visa aparecía en su contrato como miembro del comité de dirección del banco.

Rato, que cargó 99.084 euros a su tarjeta opaca entre 2010 y 2012, responsabiliza de la existencia de este sistema al comité de retribuciones de la entidad, y alega que reintegró todo el dinero gastado. El ex presidente del banco rescatado, que hace frente a una acusación de apropiación indebida por la que el fiscal pide cuatro años y medio de cárcel, pone en entredicho que las tarjetas fueran irregulares.

"Cuando yo declaré a la instrucción, conocí las implicaciones de estos gastos como el resto de españoles. Pero, después, he conocido que Bankia ocultó una de las cuentas, que no había justificantes guardados y que sigue usando esos gastos como deducibles. No habría declarado como lo hice si hubiera pensado que no había buena fe por parte de Bankia", señala.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad