Sareb, presidida por Jaime Echegoyen, vende más pero más barato. EFE/Ángel Díaz

Sareb saldrá a bolsa disfrazada de socimi

stop

Sareb, conocida como el banco malo, planea crear una socimi para acelerar el proceso de venta de todos los activos heredados de los bancos intervenidos

Barcelona, 17 de mayo de 2017 (17:55 CET)

Sareb, conocida como banco malo, creará una socimi este año para colocar en bolsa los activos inmobiliarios heredados de bancos y cajas intervenidas durante la crisis. Según ha comunicado el ministro de economía, Luis de Guindos, al dar este paso se podría acelerar el proceso de desprendimiento de estos productos financieros.

Sareb recibió en 2013 el último paquete de activos fallidos, que equivalían a 50.000 millones de euros. El propósito de su nacimiento, establecido por ley, es haber desinvertido todo lo recibido en un plazo máximo de 15 años. Su plan discurre lentamente y genera, a la par, dudas constantes sobre la capacidad para cumplir con los plazos estipulados. El Estado avaló a la empresa semi-pública, por tanto el erario podría responder, en última instancia, por la parte invendida de esos 50.000 millones.

A pesar de esta inquietud, De Guindos ha incidido en el papel que ha tenido Sareb en el proceso de reestructuración financiero. El banco malo aglutinó los activos tóxicos de la banca para dar estabilidad al conjunto del sistema financiero. Ahora, la banca española está en la media europea en lo que a créditos morosos se refiere. Según el responsable del Ejecutivo esto se debe a que su rentabilidad es superior y sus costes son inferiores a la media.

Desinversión Sareb: el banco malo sólo se ha desprendido de un 20% de activos tóxicos desde su creación

Según De Guindos, Sareb es, por tanto, uno de los pilares que sostiene el crecimiento de la economía española, por lo que es necesario mantenerla. La condición de socimi obliga, según la normativa establecida, a poner en rentabilidad el 80% de los activos heredados que deberán estar en alquiler. El propósito de la empresa de capital mixto es ser cada vez más inmobiliaria y menos bancaria.

Desinversión Sareb: su hoja de ruta responde a equilibrar el peso de sus créditos al promotor con los de sus activos financieros

Al respecto, el año pasado el 73% los ingresos de Sareb venían de créditos al promotor, mientras que el resto eran activos de todo tipo. El pasado año la compañía vendió 14.000 inmuebles, un 25% más. En paralelo, redujo casi un 20% tanto su deuda como su cartera. 

Según los resultados de 2016, Sareb acumula pérdidas netas de 751 millones de euros desde su constitución. La empresa tuvo un resultado negativo en todos los ejercicios excepto en 2014. Precisamente en ese periodo obtuvo un beneficio antes de impuestos de 67 millones.  

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad