Patrocinado por

El ‘boom’ de los quesos ecológicos gallegos: del Arzúa-Ulloa al tradicional de tetilla

Estos tradicionales lácteos de la gastronomía gallega están elaborados con leche pasteurizada ecológica de vacas de explotaciones ganaderas sostenibles que usan el pastoreo

El 'boom' de los quesos ecológicos gallegos: del Arzúa-Ulloa al tradicional de tetilla

Queso ecológico de Xanceda / Casa Grande de Xanceda

Los alimentos ecológicos son cada vez más populares y más marcas se apuntan a hacer el cambio. Los quesos gallegos, pilar fundamental de la gastronomía tradicional, no se quedan atrás. Desde el de Arzúa-Ulloa hasta el de tetilla, muchas marcas que producen este sabroso lácteo se han puesto a trabajar para pegar en la corteza la etiqueta verde.

Una de estas empresas es la Casa Grande Xanceda y su queso «de Carmiña», que recibe este nombre por su autora Carmen Valiño. ¿Por qué es ecológico? Porque lo es su principal ingrediente, la leche, proveniente de las vacas de su propia explotación. La maestra quesera que hace este producto asegura que está inspirado «en el tradicional queso gallego que se comía en mi casa cuando era niña. Es cremoso, tierno y se elabora con la leche ecológica de nuestras vacas que salen a pastar todos los días».

El artículo, certificado por el Consello Regulador da Agricultura Ecolóxica de Galicia (CRAEGA) se puede adquirir en la página web de la compañía o en supermercados como Eroski.

Dona Cobiña: Arzúa-Ulloa y tetilla

Dona Cobiña de Agolada (Pontevedra) produce un amplio surtido de quesos gallegos ecológicos con marca tradicional. Ofrecen el conocido con Denominación de Origen Protegida Arzúa-Ulloa, que tiene un mínimo de 9 días de maduración y está elaborado «con leche pasteurizada ecológica de vaca, procedente de explotaciones ganaderas sostenibles que usan el pastoreo, y seleccionadas por la Cooperativa Cobideza, con un marcado carácter de elaboración tradicional y artesanal», según explican desde la empresa.

Se trata de un queso muy conocido tanto en Galicia como fuera de sus fronteras, y es de un color entre blanco marfil brillante y amarillo pálido, con escasos ojos, redondeados y de distribución irregular. Ofrece un «aroma lácteo que recuerda a mantequilla, con matices de nata, vainilla y nuez; sabor fundamental a leche, de acidez media-baja».

Pero no es lo único que ofrece esta marca. Dona Cobiña produce también de manera ecológica el archiconocido queso de tetilla. Se reconoce por su peculiar forma cónica, cóncava-convexa, su aroma suave, ligeramente ácido que recuerda a la leche en origen. En términos de sabor es eminentemente lácteo, recuerda a la manteca, ligeramente ácido y con matices salados.

Requesón ecológico

Toda una revelación. El requesón, postre típico gallego, también es ecológico gracias a Dona Cobiña. Es un queso fresco, semigraso, válido para untar, de un color blanco, y textura mousse. Es un alimento ideal para mezclar con frutas, miel y es un posible sustituto del yogurt en determinadas recetas de postres.

Y Doña Cobiña no se queda ahí. Además de estos tres productos estrella ofrece también queso en barra ecológico, queso de leche cruda y queso semicurado ecológico.