Patrocinado por

Vilalba, cuna del ‘panettone’ gallego

La vilalbesa Dispravia combina en su catálogo de productos recetas tradicionales gallegas como las orejas de carnaval o los melindres con 'panettones' que comercializa en toda España

Dispravia

Imagen de archivo del ‘panettone’ de Dispravia

En el concello lucense de Vilalba hunde sus raíces Dispravia. La empresa que capitanea Tiño Graña ha logrado consolidarse en el mercado gracias a su apuesta por elaborar dulces tradicionales de forma artesanal.

Mediante esta fórmula, la compañía logra diferenciarse de la competencia y ha logrado reintroducir en las grandes superficies algunas de las recetas más tradicionales de Galicia. Entre ellas, la tarta de almendra de Santiago o el célebre roscón de Vilalba.

Este último producto lo presenta bajo la marca Corona de Andrade. Con ella y con su envase octogonal que imita la planta de la torre de los Andrade en Pontedeume, la firma hace un guiño a una receta que se remonta a la Edad Media, cuando los vecinos de la zona ofrecían como tributo a los condes de Andrade este roscón a base de almendra.

De las orejas de carnaval al ‘panettone’ en Navidad

Dispravia se nutre de las recetas y de la tradición artesanal de la Terra Cha. Este factor, unido a la selección de materias primas de calidad en Galicia, ha posicionado a sus productos en los primeros puestos de la escala de preferencia de los clientes.

Vilalba, cuna del 'panettone' gallego
Imagen del catálogo de productos de Dispravia

Melindres, roscas de maíz o las icónicas orejas de carnaval nutren un catálogo de productos que la compañía ha enriquecido con otra receta importada de fuera. Se trata del panettone italiano. Dispravia ha llegado a tener que poner en marcha un obrador nuevo en su sede para poder contar con la capacidad necesaria de producción de este dulce.

La compañía los vende empaquetados en pequeños estuches y ofrece dos variantes. Por un lado está el panettone de frutas y por otro el de chocolate. Dispravia emplea mantequilla y huevos de Galicia para imprimir su particular sello a un producto que distribuye por supermercados de toda España.

La selección de materias primas de calidad, además de la rápida puesta en el mercado de estos productos, permite que estos dulces típicos de Italia lleguen frescos al mercado, haciendo las delicias de los clientes.