Alcoa plantea un arranque de San Cibrao ‘al ralentí’ hasta finales de 2025

La multinacional ofrece incrementar en 80 millones las inversiones y blindar a la plantilla, pero no activaría al completo la factoría de A Mariña hasta octubre de 2025

Trabajadores de Alcoa en Lugo durante las protestas realizadas en 2020. Foto: EFE/Eliseo Trigo

Trabajadores de Alcoa en Lugo durante las protestas realizadas en 2020. Foto: EFE/Eliseo Trigo

Alcoa ha presentado su propuesta final para modificar el acuerdo al que llegó con el comité de empresa de San Cibrao y que preveía la reactivación de la factoría de A Mariña el 1 de enero de 2024. La multinacional mantiene esa fecha de reinicio, pero retrasa el periodo en el que las instalaciones volverán a estar a pleno rendimiento hasta octubre de 2025. Será entonces cuando estén activas el 100% de las cubas de electrolisis y la compañía garantice una producción mínima del 75% de la capacidad de la planta hasta 2026, lo que equivaldría a unas 228.000 toneladas anuales.

Según la propuesta presentada, la activación de la producción de aluminio garantizaría al menos 32 cubas operando el 1 de abril de 2024, tres meses después del reinicio. Hasta octubre de 2025, cuando se activen el 100% de las cubas, la multinacional garantiza que estarán en funcionamiento ese mínimo de 32 o el número de cubas que puedan mantenerse mediante los acuerdos de compra de energía (PPAs), que ha firmado con Capital Energy, Greenalia y Endesa. Los parques que deben abastecer a la fábrica todavía no están aún operativos, aunque la Xunta les dará una tramitación prioritaria.

La modificación en el calendario de reinicio de la actividad se acompañan de una ampliación en el blindaje a los trabajadores. Alcoa se compromete a no iniciar EREs ni ERTEs hasta el 31 de diciembre de 2026, mientras que el personal deberá comprometerse con la paz social hasta entonces, es decir, no activar paros o huelgas. No se extiende este blindaje a los trabajadores de alúmina, algo que habían demandado desde el comité de empresa.

80 millones más en inversiones

La propuesta implica que en 2027 se acabarían tanto los blindajes de la plantilla como el compromiso de producción de Alcoa. La planta debería ser entonces competitiva para garantizar su continuidad a largo plazo. El principal aval que ofrece la compañía de cara a ese futuro son las inversiones que acometerá y que se incrementan significativamente en la nueva hoja de ruta.

 Alcoa invertiría 88 millones de dólares (unos 80 millones de euros), además de los 103 millones de dólares contemplados en el acuerdo original para inversiones de capital y costes de rearranque.  La mayor parte del compromiso adicional se destinaría al horno de cocción de ánodos y a las barras de compensación magnética.

Otros proyectos, como el nuevo transformador, el horno de homogeneización y las cuatro mesas de colada que formaban parte del acuerdo original, continúan en desarrollo. Además, se añade el nuevo proyecto Gas Insulated Switchgear, una subestación que conecta las líneas de alta tensión de la fábrica y que requerirá una inversión adicional de 10 millones de euros.

El comité de empresa debe responder a la propuesta antes del 6 de febrero de 2023, según indica Alcoa.