Descalabro de Ence: pierde 164 millones en bolsa con la presión del traslado de Pontevedra

La capitalización bursátil de Ence cayó en tan solo dos jornadas desde los 791 a los 627 millones de euros tras la decisión de la Audiencia Nacional de tumbar la prórroga de la concesión de la pastera en Pontevedra

Decenas de trabajadores de la fábrica de Ence se manifiestan por el cierre de la fábrica, en Lourizán, Pontevedra, Galicia (España). Europa Press

Decenas de trabajadores de la fábrica de Ence se manifiestan por el cierre de la fábrica, en Lourizán, Pontevedra, Galicia (España). Europa Press

Ence sufre en bolsa la decisión de la Audiencia Nacional de tumbar la prórroga otorgada por el Gobierno en 2016 para mantener su pastera en la ría de Pontevedra hasta el 2073. La compañía de Ignacio de Colmenares se ha convertido este lunes en el tercer valor con mayores pérdidas en la bolsa española, al retroceder el precio de la acción un 12,79% y quedar establecido en 2,55 euros. En tan solo dos jornadas, la capitalización de la compañía ha visto cómo su valor se rebaja en 164 millones de euros.

Para entender la caída hay que poner la mirada en la cronología de los hechos. El pasado viernes, de mañana, la Audiencia Nacional hizo pública una sentencia por la cual anula de prórroga de 60 años concedidas a su fábrica en Pontevedra, al estimar que la resolución del Ejecutivo en su momento no justificó de forma adecuada que la papelera, por su naturaleza, no pudiese tener otra ubicación. Ya esa jornada, los títulos de la compañía cayeron más de un 9%. La firma inició esa jornada con una capitalización bursátil de más de 791 millones de euros. Este lunes, tras el nuevo descalabro, el valor que los inversores otorgaron a la cotizada se redujo hasta los 627 millones de euros. En lo que va de año, la compañía ha perdido en bolsa un 24,89%.

Capitalización a la baja

Hay que tener en cuenta que la cotizada contaba con una capitalización bursátil de 1.344 millones de euros a comienzos del mes de marzo de 2019. Fue entonces cuando el Gobierno, a través de la Dirección General de Sostenibilidad de la Costa y del Mar, decidió allanarse y respaldar las demandas del Concello de Pontevedra, Greenpeace y la APDR, desencadenando una serie de caídas en bolsa que provocaron que Ence perdiese más de 250 millones de euros de capitalización en poco más de un mes.

Lo cierto es que la presión sobre Ence no solo viene motivada por la decisión de la Audiencia Nacional de tumbar la prórroga. La otra incógnita que se plantea es si, realmente, puede encontrar un emplazamiento alternativo y cuánto le supondría. La pastera, a pesar del fallo judicial, sigue asegurando que no existe otra ubicación en la comunidad que le valga. Su última comunicación pública fue el pasado viernes. Anunció su intención de recurrir ante el Tribunal Supremo e insistió en que están en juego más de 5.000 puestos de trabajo entre directos e indirectos en la zona de Pontevedra. Ya en semanas anteriores, y remitiéndose a un informe privado, aseguró que tanto As Pontes, como Teo o Meirama, ubicaciones que están sobre la mesa, no cumplen los requisitos necesarios para acoger la pastera.

Fondos europeos

Hasta ahora, la Xunta de Alberto Núñez Feijóo habría abrazado las tesis de la compañía, insistiendo en la falta de ubicaciones alternativas válidas. Este lunes, el vicepresidente económico, Francisco Conde, abrió la puerta a valorarlas pero, eso sí, con la ayuda del Gobierno central vía fondos europeos.

Conde requiere al Gobierno «realismo» para que «se pueda concretar una alternativa al cierre de esta empresa». Con el fin de «dar viabilidad a un proyecto de estas características», dice que se necesita «que haya unos requerimientos técnicos desde el punto de vista de la empresa«, así como saber «cuáles son las condiciones a las que se puede acceder en términos de fondos europeos», pues «el propio Gobierno es el que tiene la última decisión».