El norte de Portugal tiende la mano a España con sus macroproyectos de litio

El Gobierno de Portugal opta a fondos europeos con un proyecto para extraer y procesar litio conjuntamente con España que tiene el foco en la frontera con Galicia

António Costa

El primer ministro de Portugal, António Costa

Portugal quiere unir fuerzas con España para dar el espaldarazo definitivo al litio. El plan de recuperación y resiliencia elaborado por el Gobierno luso para acceder a los fondos europeos de reconstrucción tras el coronavirus contempla la puesta en marcha de un proyecto transfonterizo con España para la explotación de litio y la fabricación y reciclaje de baterías eléctricas para automóviles.

El documento entró hoy en fase de consulta pública y en él se recoge que «Portugal pretende desarrollar con España una cadena industrial y de innovación de procesos y productos, completa, que permita el buen aprovechamiento -usando técnicas de minería verde- del litio existente en los dos países».

El objetivo que se marca Portugal es dar «doble respuesta a las estrategias europeas para las materias primas y las baterías» y pone en valor que el Instituto Ibérico de Nanotecnología, que pertenece a los dos países, está desarrollando proyectos para crear células de última generación (paso intermedio entre la refinación del litio y las baterías) que «podrán entrar en breve en fase de pruebas».

Desarrollo en la frontera gallega

En este sentido, el Ejecutivo luso recalca que los principales yacimientos de litio de toda Europa se encuentran en territorios fronterizos con España, como es el caso de las explotaciones que firmas como Savannah Resources tiene en marcha en Minas do Barroso, a apenas 30 kilómetros de Verín, por lo que Portugal tiene «la capacidad de atraer tecnología y empresas interesadas en su refinación».

Además, cree que se puede instalar una industria dedicada a la fabricación y reciclaje de baterías en esas zonas fronterizas y beneficiarse así de la «fuerte presencia» de la industria automóvil de ambos países y precisamente en territorios como Galicia, que cuenta con la factoría de PSA en Vigo.

España y Portugal ya habían anunciado su interés en colaborar en el sector del litio en la última cumbre ibérica, en octubre de 2020, en la que los presidentes Pedro Sánchez y António Costa, anunciaron que quieren ir de la mano para que la península ibérica se consolide como abastecedor de hidrógeno verde y de litio para el resto de Europa.

El plan de recuperación de Portugal prevé 13.900 millones de euros en subvenciones, a los que se podrían sumar otros 2.700 millones en préstamos, aunque el Gobierno luso todavía no ha cerrado si recurrirá a esta parte de los fondos.