Enagás y Acciona proyectan una planta de hidrógeno verde en Langosteira

A la iniciativa planeada para el puerto exterior coruñés, que opta a los fondos de reconstrucción europeos, se sumaría Inditex entre los grandes consumidores finales del combustible

Eólicos en el puerto de Bilbao

Eólicos en el puerto de Bilbao

Proyecto de envergadura para el puerto exterior coruñés. Enagás y Acciona han conformado una alianza para desarrollar una planta de hidrógeno verde en las instalaciones de Punta Langosteira. Ambas compañías, que impulsan proyectos conjuntos en otras zonas de España con el hidrógeno como iniciativa estrella, optan a los fondos europeos de reconstrucción y ya habrían presentado su manifestación de interés ante el Gobierno, un paso previo en todo el proceso.

Las conversaciones de los últimos meses se han acelerado y aunque la Autoridad Portuaria de A Coruña se limita a insistir en que el puerto exterior puede albergar proyectos de nuevas energías, fuentes del proceso dan por hecha la alianza entre la gasista y el grupo de los Entrecanales, que es una réplica de las llevadas a cabo en otras latitudes por ambas compañías, como la que desarrollan en Mallorca. Enagás también impulsa un proyecto similar para El Musel, en Gijón.

Aerogeneradores en Langosteira

Los roles de Enagás y Acciona ya están definidos. El proceso pasa por la generación de energía renovable eólica para producir hidrógeno en el puerto exterior coruñés. El proceso consistirá en aprovechar la energía eléctrica de aerogeneradores instalados en Langosteira para transformar agua en hidrógeno por medio de electrolisis. Este tipo de instalaciones suelen contar también con sistemas de almacenamiento, así como de distribución, del combustible resultante.

Los aerogeneradores serían de una estructura similar a los instalados en el puerto de Bilbao, a lo largo de uno de sus diques. En las conversaciones mantenidas hasta ahora también se ha abordado el empleo de energía maremotriz. Entre los estudios realizados también se encuentran los análisis sobre la viabilidad legal del proyecto, al desarrollarse en terrenos e instalaciones que son de titularidad portuaria. No han trascendido cifras de la inversión planteada.

El papel de Inditex

Langosteira cuenta con dos millones de metros cuadrados de superficie, de los que está ocupada aproximadamente la mitad. Hay margen, por tanto, para nuevos desarrollos. De momento, sólo se conocen experiencias de hidrógeno renovable a pequeña escala, aunque en Galicia, al calor de los fondos europeos de reconstrucción, han surgido diferentes iniciativas, como las de Reganosa o la Zona Franca de Vigo.

Precisamente, el proyecto de hidrógeno de Zona Franca de Vigo nace para suministrar combustible al polígono de Balaídos, en el que se encuentra PSA-Citroën. A ocupar un rol similar en el proyecto de Langosteira está llamada Inditex, que desarrolla ambiciosos planes de sostenibilidad. El rol del grupo textil todavía está por definir, aunque fuentes del proceso dan por hecho un protagonismo determinante de la compañía presidida por Pablo Isla para que Langosteira se readapte a las nuevas energías, por su ubicación y el recurso existente. Amancio Ortega es, además, el primer accionista privado de Enagás a través de Pontegadea.

Proyecto conjunto en Mallorca

Actualmente, Enagás y Acciona impulsan el proyecto industrial denominado Power to Green Hydrogen Mallorca. Ambas compañías han procedido a la compra de un electrolizador, el elemento clave de la planta de electrolisis que ambos socios construirán y operarán y que generará el hidrógeno renovable. En la planta de producción de hidrógeno verde participan, además, el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) y Cemex, cementera propietaria de los terrenos que la albergarán.

En el caso de Mallorca, el hidrógeno verde tendrá múltiples aplicaciones, por ejemplo, en el suministro de combustible a flotas de autobuses y vehículos de alquiler de pila de combustible desde una estación de servicio “hidrogenera” construida a tal efecto, la generación de calor y energía para edificios comerciales y públicos, el suministro de energía auxiliar a ferris y operaciones portuarias. Asimismo, parte de este hidrógeno verde se inyectará en las infraestructuras gasistas.