Feijóo rescata el pacto de Paco Vázquez para que el puerto no quiebre

El presidente de la Xunta apela a renovar los acuerdos de 2004, que preveían la urbanización de los muelles, para afrontar la deuda de más de 300 millones

Feijóo rescata el pacto de Paco Vázquez para que el puerto no quiebre

Múltiples llamadas al consenso y mensajes explícitos a Puertos del Estado, es decir, al Gobierno central, en la toma de posesión del nuevo presidente de la Autoridad Portuaria de A Coruña, Martín Fernández Prado. La dársena coruñesa afronta una nueva etapa con una losa de algo más de 300 millones de deuda (dato de cierre de 2019) derivada de la construcción del puerto exterior de Punta Langosteira, cuyos vencimientos supusieron este año el pago de unos 3,5 millones, a los que se sumarán en 2021 las amortizaciones de los 200 millones prestados por Puertos del Estado.

Fernández Prado, que releva en el cargo a Enrique Losada, fijó posición al señalar que la construcción del puerto exterior fue una “decisión de Estado” y que es necesario que entre todas las administraciones “actualicen” el plan de financiación acordado en su momento para adaptarlo a la realidad actual, “buscando lo mejor para el puerto y para la ciudad”.

Feijóo resucita los acuerdos de 2004

En un escenario que congregaba a todas las administraciones –Xunta, Gobierno central y Ayuntamiento de A Coruña–, Alberto Núñez Feijóo fue todavía más contundente y reivindicó la necesidad de buscar una solución para “evitar la quiebra” del puerto. El presidente del Gobierno gallego apeló nada menos que a los acuerdos de 2004, de los que el propio Feijóo fue firmante junto al exalcalde Francisco Vázquez y el entonces ministro de Fomento Francisco Álvarez Cascos.

“Todas las instituciones somos responsables de que el puerto de A Coruña no quiebre. Tenemos la obligación ética de retomar esos acuerdos y sellarlos de nuevo para evitar la quiebra. La Xunta siempre los respetó y lo seguirá haciendo”, manifestó el dirigente autonómico.

La evocación de aquellos pactos tiene su lógica, pues son todavía el único plan de financiación que tiene el puerto para costear Punta Langosteira. Sin embargo, los acuerdos recibieron una fuerte contestación social durante el anterior mandato de Marea Atlántica en la ciudad, ya que prevén la venta de suelo de los muelles de Batería, Calvo Sotelo y San Diego, los dos primeros para concesiones comerciales u hoteleras, y el tercero, con más superficie, para la construcción de viviendas de hasta diez plantas.

De Paco Vázquez a Íñigo de la Serna

El protocolo que firma Feijóo en febrero de 2004 como conselleiro de Política Territorial fue modificado pocos meses después por otro que rubricaron Francisco Vázquez y la nueva ministra de Fomento, Magdalena Álvarez. El presidente de la Xunta, excluido de aquella modificación, haría lo propio con el ayuntamiento en la etapa de Xulio Ferreiro al firmar un nuevo protocolo con el ex ministro de Fomento Íñigo Gómez de la Serna en 2018 que pretendía garantizar la titularidad pública de Calvo Sotelo y Batería y mantener el plan para San Diego.

En la toma de posesión del nuevo presidente, Feijóo llamó a “sellar de nuevo” aquellos acuerdos, en consonancia con la apelación de Fernández Prado a la responsabilidad conjunta respecto a la situación financiera del puerto y al ofrecimiento de Inés Rey de un pacto de ciudad para abordar la desafectación de los muelles y el diseño de la fachada marítima. “Debemos revisar los acuerdos de 2004 y, sobre todo, solucionar los problemas financieros del puerto”, dijo la alcaldesa.

Conexión ferroviaria

Hubo otra constante en el acto celebrado en Palexco además de la voluntad por alumbrar un nuevo acuerdo sobre la base de los convenios de la etapa de Francisco Vázquez y la apelación a la colaboración entre administraciones. Feijóo, Fernández Prado e Inés Rey reclamaron la conexión ferroviaria para el puerto exterior. El presidente de la Xunta incluso señaló la responsabilidad de Puertos del Estado respecto a esta infraestructura. “Sin la conexión ferroviaria, el puerto exterior no es un puerto, sino una explanada portuaria”, aseveró. Entre las autoridades estaba Francisco Toledo, el presidente de Puertos del Estado.