Inditex vale 14.000 millones más que al comienzo de las restricciones

Greenalia y Altia son las cotizadas gallegas que más se están revalorizando en el año del Covid-19, mientras San José y Adolfo Domínguez acusan el golpe

Pablo Isla, presidente ejecutivo de Inditex

Inditex tardará entre dos y tres años en recuperarse del batacazo del Covid-19. Esa al menos es la previsión de los analistas, que estiman que en 2022 podrá recuperar sus resultados y aproximarse al récord de 28.000 millones en ventas logrado el año pasado y que será en el ejercicio siguiente cuando esté en disposición de establecer un nuevo techo en su cifra de negocio y beneficios.

Sobre el parqué, sin embargo, la multinacional de Amancio Ortega lleva tiempo recuperándose al calor de los avances en la vacuna contra el coronavirus, que comenzó a distribuirse este fin de semana en España. De hecho, desde la entrada en vigor del primer estado de alarma el 15 de marzo en su principal mercado, el grupo textil se ha revalorizado un 21%, recuperando 14.500 millones de capitalización.

Golpe de 21.000 millones en bolsa

Hay que tener en cuenta que Inditex, que hubo de cerrar más de la mitad de sus tiendas durante la pandemia, llevaba tiempo sufriendo las veleidades del coronavirus en su principal mercado extranjero por número de establecimientos, China, y en Italia. Desde máximos anuales, que alcanzó en febrero, la multinacional gallega todavía se deja en el parqué 21.000 millones de capitalización, una caída del 20%. Sin embargo, está por encima del precio de 21,3 euros que marcaba el viernes previo a la declaración del estado de alarma y, en consecuencia, el comienzo de las restricciones en España. Fue entonces cuando marcó sus mínimos anuales.

Salvo batacazo de última hora, todo apunta a que la compañía salvará el año del Covid-19 con un retroceso por debajo de los 20.000 millones en bolsa. Arrancó el ejercicio con 98.000 millones de capitalización y actualmente supera los 80.000. Es un impacto menor, por ejemplo, que el que sufrió en 2018, entre las dudas sobre el proceso de digitalización del sector y respecto a la propia estrategia de Inditex. Aquel año la multinacional perdió 21.000 millones en bolsa, cerca del 25% de su valor a cierre de 2017.

Los analistas prevén dos años para recuperar las cifras pre-Covid y consolidar la transformación digital que anunció Pablo Isla en junio, asociada a un plan de inversiones de 2.700 millones y una reestructuración de la red de tiendas que conllevará el cierre de más de un millar de establecimientos.

 

Barclays, por ejemplo, cree que alcanzará en 2021 los 25.836 millones en ventas y 3.127 millones de beneficio, frente a los 28.282 millones de cifra de negocio de 2019 y los 3.639 millones de ganancias. Para 2022 prevé 27.490 millones en ventas y 3.545 millones de beneficio, todavía por debajo del récord de 2019.

Greenalia y Altia, inmunes al virus

El año de la pandemia mundial ha sido dispar en cuanto al comportamiento en bolsa de las cotizadas gallegas. Una de las más afectadas es Adolfo Domínguez, quien cae un 35% desde comienzos del año y apenas ha podido recuperar nada desde la declaración del estado de alarma. Vale lo mismo ahora que en marzo. La textil que dirige Adriana Domínguez hubo de aplicar dos ERTE ante el cierre de tiendas provocado por las restricciones para frenar el coronavirus.

[related:2] 

Sin embargo, empresas como Altia o Greenalia, en sectores resilientes a los efectos del coronavirus, han experimentado un fuerte ascenso en el parqué. La empresa de Tino Fernández se revalorizó un 5,4% a lo largo del año, alcanzando una capitalización de 161 millones, el techo histórico de la tecnológica. Greenalia, por su parte, ha elevado un 69% su capitalización, a media que ha ido activando sus proyectos de instalación de renovables. Vale 341,8 millones, 205 millones más que cuando se declaró el estado de alarma.

La constructora San José sufrió a lo largo del ejercicio, hasta el punto de que sus títulos bajaron de los tres euros, lo que suponía dejarse más del 50% del valor en bolsa con el que arrancó el año. Tocó fondo en marzo para iniciar una lenta recuperación. Desde la declaración del estado de alarma ha recuperado 68 millones de capitalización, pero en el conjunto del año se deprecia un 26%.