La gallega EiDF desembarca en el MAB con un valor de 57 millones y un plan para cuadruplicar tamaño

La compañía, que superó los 20 millones de facturación el año pasado, tiene encargos para ampliar de 140 a 584 megavatios su potencia instalada en paneles fotovoltaicos de autoconsumo

EiDF Solar

Imagen de archivo de una de las instalaciones de autoconsumo puestas en marcha por EiDF Solar en el pasado

Galicia amplía su delegación en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB). EiDF Solar, con sede social en el concello pontevedrés de Barro, ha hecho público el folleto de su salida a bolsa tras recibir el visto bueno Comité de Coordinación e Incorporaciones de BME Growth y ultima su debut en el parqué.

EiDF Solar saldrá a cotizar a un precio de referencia de 4,2 euros por acción, lo que situará su valoración de mercado en 57 millones de euros, situándose en la décimo novena posición en el ranking por capitalización. La firma da el salto tras cerrar en marzo una ampliación de capital por valor de 12 millones y explica en el folleto que el objetivo de su salida a bolsa es reforzar sus fondos propios «para potenciar la fase actual de expansión del negocio de autoconsumo industrial y las plantas de generación fotovoltaica», además de diversificar sus fuentes de financiación.

Y es que EiDF Solar tiene en cartera la puesta en marcha de instalaciones fotovoltaicas de 444 megavatios de potencia. En 2021 instalará 32,9 megavatios a través de dos proyectos que ya han tramitado la autorización administrativa; para 2022 cuenta con proyectos de 90,4 megavatios de potencia, mientras que a partir de 2023 aspira a desplegar otros 321,2 megavatios. En el caso de cumplir sus previsiones, la compañía capitaneada por Fernando Romero triplicará su tamaño.

De Pescanova a Estrella Galicia y BBVA

Según consta en su propio folleto, hasta el momento ha «realizado instalaciones de autoconsumo fotovoltaico en casi 2.000 clientes, con una potencia instalada de que supera los 140 megavatios«. Entre las firmas que han apostado por EiDF Solar para levantar estas instalaciones fotovoltaicas se encuentran algunas firmas destacadas en el sector industrial gallego. Es el caso de Nueva Pescanova, con la que alcanzó un contrato para la instalación de ocho plantas de autoconsumo de 5,3 megavatios de potencia en sus centros de producción de O Porriño, Arteixo, Chapela, O Grove y Xove (ya instalados), a los que se sumarán las fábricas valencianas de Catarroja y Paterna.

En sus trece años de andadura, EiDF Solar también ha culminado contratos para la instalación de 966 paneles fotovoltaicos de casi 0,42 megavatios de potencia para la sede de Estrella Galicia, así como para desplegar 523 paneles de 0,18 megavatios en el cuartel general de BBVA en Madrid. Entre sus encargos estrella hasta la fecha también destacan los 3.412 paneles solares de 1,13 megavatios de potencia para Frinavarra o los 0,54 megavatios a través de 1.360 paneles para el aeropuerto de Menorca.

Superó los 20 millones de facturación el año pasado

EiDF Solar se suma, de esta manera, a Altia, Greenalia, Netex, Commcenter, Euroespes e IFFE Futura y amplía a siete el número de firmas gallegas representadas en el MAB. La firma aterriza en el índice después de haberse sobrepuesto al golpe del Covid-19 y haber cerrado el ejercicio 2020 con una facturación récord.

Así lo refleja la compañía en las cuentas anuales que incorpora al folleto para su incorporación en el MAB. En ellas consta que su cifra de negocio se disparó hasta los 20 millones de euros en 2020. Se trata de un avance del 28,4% respecto al ejercicio anterior que, además, le ha permitido elevar su beneficio neto desde los 873.485 euros de 2019 hasta los 1,13 millones de euros.

Este crecimiento también se ve reflejado en su plantilla. En concreto, el grupo gallego cerró el ejercicio con 50 empleados en plantilla, frente a los 33 del año anterior, en un año 2020 marcado por la crisis del Covid-19 en la que ha acudido a la puerta del Instituto de Crédito Oficial (ICO) para reforzar su posición financiera. «La sociedad ha firmado préstamos Covid-19 con el aval del ICO por un importe total de 2,7 millones«, detalla en su memoria anual EiDF Solar, cuya deuda total se sitúa en los 6,1 millones de euros, pero que, a cambio, le permite dar un empujón a sus proyectos. «La financiación prevista para la construcción del pipeline se concreta en un 30% en capital social y un 70% en deuda asumida por los propios parques mediante un project
finance», explica la firma.