Los cinco desafíos de Amancio Ortega para el 2021

El año que viene resolverá muchas incógnitas para Amancio Ortega. Desde el golpe del Covid al imperio Inditex hasta la evolución de su cartera inmobiliaria

Los cinco desafíos de Amancio Ortega para el 2021

Amancio Ortega, fundador del imperio textil Inditex y primera fortuna de España, ha sido uno de los protagonistas indiscutibles en el ámbito empresarial de este 2020. La decisión de la compañía con sede en Arteixo de, finalmente, no aplicar ningún ERTE a los trabajadores de sus tiendas, sus históricas pérdidas de más de 400 millones de euros en su primer trimestre fiscal y el papel decisivo de su potencia logística a la hora de facilitar la entrada de material sanitario en España durante la primera ola de la pandemia así lo evidencian. 

Pero, en plena economía pandémica, ¿cuáles son los retos que tendrá que afrontar el empresario de cara al próximo año? El más inmediato será conocer cómo cerrará Inditex el ejercicio del coronavirus. El año fiscal del grupo acaba en febrero y se da por descontado que, a pesar del enorme golpe que el Covid ha asestado al comercio textil, acabará el ejercicio con beneficios. A estas alturas, la principal incógnita de los analistas reside en cuantificar el impacto de la pandemia en los números de la matriz de Zara y en pronosticar cuántos años tardará en recuperar su nivel de ventas preCovid.

¿Cuánto tardará Inditex en recuperarse?

Los expertos de las casas de inversión que siguen a la multinacional con sede en Arteixo calculan que la compañía no recuperará sus niveles de facturación previos al Covid-19, hasta más allá de 2023. Los analistas prevén que las ventas de la compañía caigan un 24% al término de ejercicio 2020-2021, hasta los 21.365 millones, frente a los 28.286 millones con los que cerró el año anterior.

En cuanto al resultado, el mercado estima que la multinacional acabará el ejercicio con un beneficio que rondará los 1.746 millones de euros, frente a los 3.639 millones de 2019. Es decir, según las previsiones de los analistas, el Covid se comerá más del 50% de los beneficios de Inditex en un año. Eso sí, la recuperación a lo largo de 2021, ya con vacuna, se espera contundente, ya que la previsión es que cierre ese ejercicio con unos beneficios que rondarán los 3.247 millones de euros, lo que representaría un 86% más.

Plan de digitalización de Inditex

El próximo año también será fundamental para avanzar en el proceso de digitalización de Inditex. En junio, justo cuando comunicó las que fueron sus primeras pérdidas trimestrales en su historia como cotizada, la multinacional textil también anunció un plan estratégico dotado con una inversión de mil millones de euros a tres años con la pretensión de llegar al 2022 con el online representando un 25% de su facturación. Lo cierto es que, previsiblemente, y si se cumplen los pronósticos de los analistas, los de Amancio Ortega alcanzarán este objetivo ya en 2021. 

Según el mismo Pablo Isla apuntó en la presentación de los resultados correspondientes al tercer trimestre del año, las perspectivas del grupo pasan por acabar el ejercicio con una facturación online de unos 6.500 millones de euros (su ecommerce se disparó durante la pandemia). Esa cantidad representaría ya el 30% de su facturación global al acabar su año fiscal si se cumplen las previsiones del mercado.

Una tienda de Zara durante las primeras compras navideñas / EFE

También durante el próximo ejercicio Inditex continuará desarrollando su nuevo plan de optimización de espacios, que conlleva una apuesta por establecimientos más grandes dotados de más herramientas digitales que agilicen la venta, así como el cierre de las tiendas más pequeñas.  En la primera oleada de “absorciones” –como llama la multinacional a los cierres debido a que no conllevan necesariamente la pérdida de empleo ni de superficie comercial–, Inditex plantea bajar la persiana en 80 puntos de venta en España antes del 30 de abril del próximo año. Este mes de diciembre, la compañía cerró un acuerdo con la mayoría sindical para garantizar la reubicación de las plantillas afectadas por la reordenación de espacios de venta.

¿Se ‘recuperará’ Ortega como fortuna?

Otro de los desafíos que le traerá el año nuevo a Amancio Ortega como empresario tiene que ver con la evolución de su patrimonio. Según el índice Bloomberg Billionaires, que calcula la riqueza de las 500 personas más adineradas del mundo a tiempo real, el empresario gallego es, de entre las grandes fortunas, el que más ha visto caer su patrimonio el año del coronavirus.

En concreto, y según las perspectivas de este ranking, la riqueza de Ortega ha descendido desde los 62.000 millones estimados con los que inició el año hasta unos 54.600 millones. Una rebaja de cerca de un 11%, que va en línea con la caída que han experimentado a lo largo del año las acciones de Inditex, cuya capitalización ha retrocedido en torno a un 17%.

Hay que tener en cuenta que los dividendos que el magnate ha recibido este año de Inditex también han disminuido. El pasado 2 de noviembre, la multinacional abonó un dividendo ordinario de 0,35 euros por acción. El año del Covid, el grupo textil decidió mantener su pago con cargo a reservas de libre disposición, pero puso en suspenso el abono del dividendo extraordinario de 1 euro que se había comprometido a distribuir entre 2018, 2019 y 2020. Se espera, eso sí, que se abone en 2021 y 2022.

¿Volverá a comprar ladrillo Pontegadea?

Otro de los desafíos de Amancio Ortega para el próximo año se sitúa en su holding, Pontegadea. Este 2020, debido al Covid fundamentalmente y también al hecho de que sus ingresos vía dividendos de Inditex han sufrido un considerable hachazo, al pasar de 1.600 a 600 millones aproximadamente, el brazo inversor del millonario Forbes no ha comunicado ninguna adquisición inmobiliaria.

Habrá que ver si el próximo año el mercado permite a Pontegadea cumplir con el mandato que tiene, el de reinvertir anualmente unos 2.000 millones de la fortuna de Ortega (así lo explicó el presidente de la family office, Roberto Cibeira, a principios de año al Financial Times). 

La previsión es que así sea. Esta misma semana, la filial en Reino Unido de la compañía, Pontegadea UK, comunicaba al Registro Mercantil británico una nueva ampliación de capital por valor de 50 millones de euros. Fuentes cercanas a la compañía explicaban a este medio que estas inyecciones se llevan a cabo en más sociedades del grupo y que se trata de un refuerzo de su capital de cara a futuras inversiones y a gastos corrientes.

Obra social

Aunque las donaciones de Amancio Ortega a través de su fundación ya habían acaparado muchos titulares en los últimos años (debido también, en buena medida, a la controversia generada por declaraciones al respecto de Pablo Iglesias), las aportaciones realizadas a lo largo de 2020 de material para la lucha contra el Covid-19 volvieron a situar su obra social en el foco mediático. 

A lo largo del próximo año, la actividad de la Fundación Amancio Ortega se ampliará, en base a sus últimos presupuestos conocidos. La entidad social presidida por Ortega tiene previsto dedicar una inversión total de 372,9 millones de euros hasta 2024 a proyectos sociales. Atendiendo a esa cifra, destinará una media de casi 75 millones de euros del año a su fundación, lo que supone un salto del 52,2% respecto a los 245 millones de euros (49 millones por ejercicio) que canalizó entre 2015 y 2019.