Preguntas trampa de entrevista de trabajo y cómo responderlas

Son preguntas aparentemente intrascendentes pero que persiguen desvelar algo de ti que puede hacer más apto para el empleo o significar tu descarte

“Háblame un poco sobre ti”. Una pregunta aparentemente directa y ventajosa para el candidato, casi una introducción para comenzar la entrevista de trabajo, puede acabar con el aspirante descartado. La función de las preguntas trampa en una entrevista de trabajo es desvelar algo más de lo que evidencia el perfil del currículum y que, si has llegado hasta allí, te hace adecuado para el puesto.

Se caracterizan por parecer inocuas, pero desvelan rasgos de actitud y de tu personalidad que no pueden conocerse sobre el papel. Hablar sobre ti puede desvelar tu nivel de confianza, si tiendes a centrarte en aspectos personales o profesionales o si te has preparado la entrevista. Otras tienen apariencia de ser muy trascendentes, y lo son, pero no por la cuestión sobre la que te interrogan sino por la manera que tienes de afrontarla.

10 preguntas de entrevistas de trabajo con trampa

Los responsables de recursos humanos utilizan este tipo de preguntas en la entrevista de trabajo para conocer más a fondo el perfil del candidato y determinar si encaja en la empresa. Es un filtro básico a la hora de seleccionar personal y pretende extraer conclusiones sin que el aspirante sea consciente de estar revelando información importante para ser seleccionado.

En una entrevista de trabajo todo es importante. Saber que te enfrentarás a preguntas trampa te ayudará a superarlas. Estas son algunas de las más frecuentes.

¿Cuáles son tus defectos y cualidades?

Es probable que si no te esperas esta pregunta entres en un momento de duda y te genere tensión. Es precisamente eso lo que pretende, ver cómo respondes en un momento de presión, ya que todo indica que la respuesta ayudará a completar tu perfil. Con este objetivo, en ocasiones se formula de manera más precisa: “Dime tres defectos y tres cualidades”; “Cuál es tu peor defecto y tu mayor virtud”.

La pregunta es de lo más útil para el reclutador, pues no solo ve cómo respondes a la presión de una situación inesperada, sino que también puede valorar si los puntos fuertes que describes se alinean con la estrategia de la empresa.

¿Por qué ha estado este tiempo sin trabajar?

La principal motivación de esta pregunta trampa en una entrevista de trabajo es conocer si eres un perfil problemático o si eres poco proactivo. Lo más adecuado es responder con sinceridad y sin victimismo, expresar tu aspiración de progresar en tu desarrollo profesional y las ganas que tienes de ponerte a ello. Ahora bien, también invita a desvelar circunstancias personales que pueden perjudicarte. Como en todas las preguntas trampa, lo mejor es ir preparada para saber lo que quieres explicar.

¿Qué puedes aportar a nuestra empresa? ¿Por qué crees que deberíamos contratarte a ti y no a otro?

Ambas preguntas están pensadas para que desveles tus cualidades, los que crees que son tus puntos fuertes. Sin embargo, tienen otras dos lecturas. Ayudan a desvelar qué habilidades crees que requiere el puesto de trabajo y tu visión sobre él.

Además, permite evaluar tu nivel de confianza y la visión que tienes de ti mismo. Encárala con naturalidad. No se busca de ti que muestres un conocimiento muy específico o que hagas alarde de tus competencias, sino aquellas cualidades que consideras que se adecúan al puesto al que aspiras.

¿Qué opinas de tus anteriores jefes? ¿Por qué te fuiste de su último trabajo?

Otra pregunta de entrevista de trabajo con trampa, aparentemente irrelevante, pero que en realidad es de lo más peligrosa. El reclutador mide cómo hablas de tus anteriores empresas porque, previsiblemente, será como hables de la suya si entras a trabajar en ella. No entres en lo personal, no desveles detalles y habla de manera conciliadora aunque vengas de una mala experiencia. La clave es transmitir que de buenos jefes y de otros que podrían haber sido mejores has aprendido cosas que te han ayudado a mejorar.

¿Dónde te ves dentro de cinco años?

Una pregunta horrible para el candidato porque no tiene una respuesta correcta, pero te podemos decir lo que busca. El reclutador quiere saber si pretendes hacer trayectoria en la empresa o buscas un trabajo de transición hasta encontrar algo mejor. A priori, la mejor opción es transmitir la primera idea, pero puede que el perfil que esté buscando la empresa sea el otro.

¿Cómo te describirían los demás?

Esta pregunta sí que tiene respuesta, pero solo si has hecho trabajo previo. Basta con que tengas cartas de recomendación o que consultes a tus antiguos jefes o excompañeros para que te digan aspectos positivos de tu relación laboral con ellos. Un listado de comentarios sería ideal para ofrecerlo en la entrevista. Si no, pon énfasis en el compañerismo, en que resulta fácil trabajar contigo y evita sacar a relucir conflictos.

¿Cómo respondes bajo presión?

Aunque podría parecer que lo indicado es decir que no te afecta la presión, es mejor ser sincero y reconocer que trabajar bajo presión es más difícil pero que sabes gestionarlo, que eres profesional y que estás preparado para ese tipo de situaciones. Tener un ejemplo preparado sobre una situación de presión en un trabajo anterior sería perfecto.

¿Prefieres trabajar solo o en equipo?

En equipo, claro. ¿O no tanto? Una cosa es saber trabajar en equipo, algo fundamental en la mayoría de empresas, pero tampoco puede parecer que dependes siempre de los demás para hacer las cosas. Por eso esta pregunta típica de entrevista de trabajo tiene trampa. No aproveches la pregunta para criticar a antiguos compañeros ni para exhibir cualidades individuales.

¿Cuál fue el mayor error que cometiste en tu anterior trabajo?

Si no eres consciente de haber cometido errores, es mejor que los busques. No resulta creíble que se haya realizado todo a la perfección en anteriores trabajos. La clave es mostrar tu visión sobre tus propios fallos y cómo te repusiste tras cometerlos.

Ha terminado la entrevista, ¿tienes alguna pregunta?

No, no ha terminado la entrevista. Cuando estés ante esta situación muestra interés por la empresa o por cuándo te responderán sobre la selección del trabajador. Basta con dejar claro que estás interesado en el trabajo, sin parecer ansioso.