¿Palestinos e israelíes, espiados en La Camarga?

stop

Shlomo Ben Ami, Saeb Erekat y Moratinos almorzaron en el restaurante de las escuchas

20 de febrero de 2013 (20:06 CET)

El restaurante La Camarga, en Barcelona, es objeto estos días de todo tipo de chanzas. De si tal personaje estuvo, o de si tal periodista vio a tal personalidad. El almuerzo entre la ex novia de Jordi Pujol Ferrusola, Victoria Álvarez, y la presidenta del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho, grabado en el restaurante presuntamente por la empresa Método 3, ha dado pie a todo tipo de especulaciones.

Pero hace escasos días, se vivió una escena curiosa. La presidenta de la Fundación Olof Palme, Anna Balletbò, llevó a tres comensales de gran relevancia al restaurante La Camarga: Shlomo Ben Ami, Saeb Erekat y Miguel Angel Moratinos. Los tres habían recibido la medalla de la Fundación que preside Balletbó, después de un acto en el Ayuntamiento de Barcelona presidido por el alcalde Xavier Trias.

Proceso de paz

El reconocimiento les vino dado por la estrecha vinculación de los tres en las negociaciones y procesos de paz para conseguir acabar con el conflicto en Oriente Medio a través del diálogo.

Y Balletbó, alegre y extrovertida, como siempre, les explicó a los tres lo que había ocurrido con el escándalo de las escuchas. El más “excitado” fue Shlomo Ben Ami, ex embajador de Israel en España, diplomático, y ex ministro de exteriores israelí con Ehud Barak. La posibilidad de que hubiera espías no es extraño para alguien que conoce de primera mano cómo actúa el servicio de inteligencia de Israel, el famoso Mosad, el servicio secreto israelí. Algo más 'sosegado' se mostró Erekat, miembro del comité ejecutivo de la OLP.

Pero no hubo peligro, supuestamente, para los comensales, viejos conocidos, que pudieron conversar con tranquilidad sobre la situación en Oriente Medio, y de España, en general.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad