El FMI pide a España que vigile el precio de la vivienda. Imagen de archivo de un edificio en construcción | PxHere

El sector inmobiliario disipa la posibilidad de una nueva burbuja

stop

El CEO de Anticipa Real Estate, Eduard Mendiluce, señala que Madrid y Barcelona concentran las subidas de precios por “escasez de oferta"

Economía Digital

El FMI pide a España que vigile el precio de la vivienda. Imagen de archivo de un edificio en construcción | PxHere

Barcelona, 27 de septiembre de 2018 (04:55 CET)

El sector inmobiliario atraviesa una época de bonanza. Tras tocar fondo entre 2008 y 2014 con la peor burbuja del sector que se recuerda, el negocio inmobiliario en España está atravesando un periodo de crecimiento.

Las buenas condiciones económicas – en 2017 fue el tercer año consecutivo creciendo por encima del 3%-  y la bajada de la población activa en paro, un 16,1%, lejos ya del pico de 25,77 que marcaba en 2012, han contribuido a un mejora del sector. El aumento de la oferta residencial y de la compra de vivienda, sumado a los bajos tipos de interés, confirma la recuperación del mercado.  

El Estudio Anticipa prevé un cierre de mercado con 526.000 transacciones

Aun así, los buenos números que presenta el sector han generado cierta inquietud en una sociedad que aún recuerda la caída del sector, pero ¿hay motivos para preocuparse?

En 2017, en España se produjeron más de 460.000 operaciones de compraventa, lo que supone un 14,6% más que el año anterior, pero aún muy lejos de las más de 788.000 que se produjeron en 2007.

Los últimos datos del Estudio Anticipa, elaborado anualmente, sobre el mercado de la vivienda en España apuntan a un cierre de 2018 con unas 526.000 transacciones, muy lejos de los niveles previos a la crisis. 

El 2017 se expidieron un 92% menos de certificados de obra que una década antes

El estudio señala, a su vez, que de cara al 2020 el número de operaciones podría situarse en las 600.000 unidades. El CEO de Anticipa Real Estate, Eduard Mendiluce, se muestra optimista con las previsiones: “Debido a la caída del mercado en el periodo 2008-2012, hay un margen de crecimiento ya que la demanda de vivienda sigue siendo elevada”.

El gerente de la Cambra de Propietat Urbana de Barcelona, Óscar Gorgues, niega que vaya a producirse otra burbuja inmobiliaria: “La crisis en 2007 fue una cuestión financiera. El mercado hoy en día tiende a estabilizarse”.

En ese mismo sentido también apunta el experto inmobiliario de BBVA, Félix Lores: “Este año se producirán casi 550.000 operaciones de compraventa, lo que supondrá un crecimiento algo mayor que el 15%”.

Una casa en construcción
Una imagen de archivo de una casa en construcción | PxHere

Según Lores, el sector inmobiliario no muestra los indicadores de hace una década y está aún lejos de tocar techo: “los datos no tienen nada que ver con lo visto en 2007, por ejemplo el número de ocupados en el sector de la construcción se ha reducido en un 56%.

Lores destaca la fortaleza del crecimiento en el sector inmobiliario: “para el año 2018, un año en el que seguirá creándose empleo, los tipos de interés permanecerán bajos y la confianza de los consumidores es elevada, se espera que la venta de viviendas vuelva a incrementarse.

Además, se expidieron un 92% menos de certificados de obra en 2017 que en 2007: No hay que confundir una burbuja con un incremento de precios. Una burbuja es cuando unos inversores que no son solventes crean unas expectativas en el mercado que son irreales”.

Mendiluce aboga por concretar los términos del debate: “Hay que ser rigurosos y no hablar de burbuja inmobiliaria. Lo que sucede en Barcelona y Madrid es que hay escasez de oferta y de suelo disponible,lo que provoca la presión sobre los precios. Pero esta no es la situación en la que se encuentra el conjunto de los municipios a lo largo de la geografía española. Es preciso no confundir los términos".

El CEO de Anticipa Real Estate apunta que el sector inmobiliario está "lejos de las cifras alcanzadas en 2007, principalmente porque se han tomado prevenciones para evitar que se vuelva a caer en situaciones de riesgo".

El papel de los bancos

En 2017 se expidieron 1.140.000 hipotecas, lo que supone un 56% menos que las tramitaron en 2007.

Gorgues ofrece un dato nuevo: el ratio de venta de viviendas por número de hipotecas concedidas. Si en 2007 era del 159%, el año pasado fue tan solo del 66%: “este dato nos refleja que en 2007 la gente se endeudaba por encima de sus posibilidades, no sólo para la adquisición de un piso”.

Asimismo, el gerente de la Cambra de Propietat Urbana de Barcelona destaca el papel de los bancos: “al fin y al cabo fue una crisis financiera. Quienes deben aprender son los bancos. Ahora mismo ya tienen un nivel de control superior y ya no pueden cometer las barbaridades que promovían”.

Mendiluce, por su parte, defiende el modelo de crédito actual: “hoy en día el crédito es más restringido. Los requisitos que debe cumplir una persona son más exigentes”.

La profesionalización del sector

Actualmente se han multiplicado los actores que forman parte del mercado inmobiliario. Desde el estallido de la crisis, el sector se ha profesionalizado, dando pie a la creación de socimis y fondos de inversión especializados, así como el cambio de estrategia en las promotoras que sobrevivieron al estallido.

Mendiluce advierte que la profesionalización del sector es muy necesaria: “el mercado del alquiler se encuentra ahora mismo en esa senda, que además es muy necesaria para el sector y será muy positiva para el inquilino”. En España, aproximadamente el 95% del mercado del alquiler está en manos de particulares

En ese sentido, el CEO de Anticipa Real Estate asegura: “cualquier cambio normativo que pretenda limitar rentas en un mercado tan incipiente y heterogéneo provocará que muchos propietarios cambien su decisión de alquilar a vender, reduciendo la oferta de vivienda en alquiler”.

Hemeroteca

Hipotecas La Banca
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad