Collboni y Colau, durante la sesión constitutiva del Ayuntamiento de Barcelona. EFE/ Quique García

Ada Colau, alcaldesa de Barcelona con el apoyo de PSC y Valls

stop

Los comunes revalidan el mandato en la capital catalana y envían a Esquerra a liderar la oposición pese a ganar las elecciones

15 de junio de 2019 (17:31 CET)

Lo ha conseguido. Finalmente Ada Colau volverá a ser la alcaldesa de la capital catalana tras recibir los votos de Manuel Valls -que evitan que el Ayuntamiento de la capital catalana sea independentista- y gobernará junto al Partido Socialista (PSC). Colau ha ganado con 21 votos a favor, por 15 de Ernest Maragall (ERC), 2 para el candidato del Partido Popular (PP), Josep Bou, y tres abstenciones -probablemente de 3 ediles de ciudadanos-. 

Antes de empezar la votación, el candidato independiente por Ciudadanos, Manuel Valls, ha retirado su candidatura, al igual que el candidato socialista, Jaume Collboni. La votación, anónima, ha durado unos pocos minutos y, como era previsible, Colau se ha alzado con el bastón de mando tras recibir los 8 prometidos votos de los socialistas, y 3 de los seis de la formación naranja -llegando a la mayoría absoluta, que se sitúa en 21-. Por su parte, los partidos independentistas -encabezados por ERC- han quedado en segundo lugar, y los populares han hecho acto de presencia y se han votado a sí mismos. 

En la Sesión de Investidura, celebrada esta tarde en el Saló de Cent del consistorio barcelonés y una semana después que las bases de los comunes votaran a favor de que Colau volviera a la alcaldía, se ha puesto fin al juego de tronos entre el candidato de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC),Ernest Maragall,  -quien ganó las elecciones y empató en escaños tras un ajustado resultado- y Ada Colau, de Barcelona En Comú-Podem. Maragall intentó un acuerdo de última hora con los comunes, pero estos ya habían aceptado el pacto con los socialistas para revalidar la alcaldía. 

Los comunes han recibido el apoyo de la formación socialista, bajo el mando de Collboni, con quien se repartirá las concejalías en función del número de ediles que aporta cada formación: 10 los comunes y 8 los socialistas. La victoria de Colau implica aceptar los supuestos votos sin condiciones de Valls, que según la alcaldesa “no le gustan” pero son necesarios para gobernar.

Así pues, el consistorio barcelonés será de izquierdas, con Colau al mando respaldada por Collboni y Valls. La oposición estará dirigida por el exsocialista, Maragall, al que acompañarán los cinco ediles de Junts per Catalunya (JxCat) -con Elsa Artadi a la cabeza-, y los dos del Partido Popular.

Los comunes empezarán ahora las negociaciones con los socialistas para decidir el reparto de las concejalías. En el pleno de investidura también ha asistido el candidato de JxCat y acusado del procés, Joaquim Forn. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad