Ada Colau topa con nuevos obstáculos para convocar su consulta. En la imagen, la concejala Gala Pin recibe firmas de los representantes de Aigua és Vida.
stop

El caos con la validación de las firmas obliga a aplazar la convocatoria de la multiconsulta que Ada Colau planea convocar antes del verano

Jordi Velert

Economía Digital

Ada Colau topa con nuevos obstáculos para convocar su consulta. En la imagen, la concejala Gala Pin recibe firmas de los representantes de Aigua és Vida.

Barcelona, 23 de marzo de 2018 (04:55 CET)

El gobierno de Ada Colau calculó mal los plazos de la consulta ciudadana que prometió convocar antes del verano. A principios de marzo la regidora de Participación, Gala Pin, recibía sonriente ante los medios a los representantes de las tres iniciativas ciudadanas que entregaron más de 15.000 firmas cada una para incluir sus preguntas en la consulta. Sin embargo, la invalidación de miles de rúbricas pone en riesgo que los barceloneses voten finalmente las tres preguntas planteadas.

El equipo de gobierno municipal trasladó a las entidades que, pese a que el periodo legal era más extenso, debían entregar las firmas el 1 de marzo para poder escenificar la entrega de las rúbricas. Esta premura representó una traba añadida para los representantes de Habitem el Sant Pau y Tanquem els CIEs, las asociaciones con más dificultades para alcanzar el mínimo de 15.000 firmas requerido. 

Los primeros depositaron 17.840 firmas para consultar si la plaza de Antonio López cambia su nombre por el de Idrissa Diallo, un joven fallecido en 2012 en el Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de la Zona Franca; mientras que Habitem el Sant Pau entregó 17.091 firmas destinadas a preguntar si el Ayuntamiento debe comprar un gimnasio y construir 50 pisos sociales en Sant Antoni.

Firmas ilegibles y de ciudadanos sin empadronar

Al validar las firmas, de forma automatizada, el Ayuntamiento detectó miles de rúbricas de personas no empadronadas o con letra ilegible y procedió a anular un porcentaje importante de los apoyos de las iniciativas ciudadanas. Tanto Habitem Sant Pau como Tanquem els CIEs solicitaron el 5 de marzo una prórroga de dos meses para recoger más firmas, según fuentes de las entidades consultadas por Economía Digital. El Ayuntamiento no ha respondido a los requerimientos de información de este medio sobre la fecha máxima para entregar las rúbricas.

El Ayuntamiento amplía el plazo de recogida de firmas tras anular miles de rúbricas de Habitem Sant Pau y Tanquem els CIES

En el caso de Habitem el Sant Pau, el Consistorio anuló cerca de 3.000 firmas y avisó a la asociación de que necesitaba recabar cerca de un millar de firmas nuevas para pasar el corte y llevar su proyecto a votación en la multiconsulta. Los promotores de esta iniciativa del barrio del Raval tienen un problema añadido: parte de los firmantes son inmigrantes sin empadronar.

Retraso hasta después de Semana Santa

El gobierno de Colau preveía aprobar en el pleno de este viernes las preguntas de la multiconsulta y así forzar a los grupos a posicionarse sobre si acatarán el resultado de la votación, que no es vinculante. Sin embargo, el caos en la recogida de firmas ha obligado a los responsables del Consistorio a convocar un pleno extraordinario el 5 de abril para dar el pistoletazo de salida del referendo ciudadano.

La única iniciativa que tiene garantizada a día de hoy la participación en la multiconsulta es la que promueve Aigua és Vida. La entidad, que recibió 918.532 euros en subvenciones municipales entre 2015 y 2017, impulsa que se pregunte a los barceloneses si quieren municipalizar la gestión del agua.

La entidad que promueve municipalizar la gestión del agua ha recibido 918.000 euros en subvenciones municipales

Esta pregunta, pese a tener suficientes apoyos para pasar el corte, está recurrida ante los tribunales por Agbar y por la Cámara de Concesionarios y Empresas Vinculadas al Sector Público, por entender que el enunciado "¿Quiere usted que la gestión del agua en Barcelona sea pública y con participación ciudadana?" es poco claro que y el ayuntamiento no tiene las competencias legales para formularla.

El PP pide preguntar por el tranvía

Por si los recursos judiciales y el caos en la recogida de firmas no fueran suficientes obstáculos, BComú debe convencer a al menos diez concejales para que apoyen las preguntas de la consulta en el pleno. El PP solicitará que se pregunte a los barceloneses su opinión sobre la unión de los tranvías por la Diagonal, el desarrollo de los carriles bici o el cubrimiento de la Ronda de Dalt.

Los grupos de la oposición podrían incluir preguntas en la consulta

"Si no hacemos nada, solo se consultará lo que se preguntan los amigos de Colau y sus satélites ideológicos", señala el presidente del grupo municipal popular, Alberto Fernández Díaz. El reglamento de participación ciudadana prevé que se incluya una pregunta en la consulta si lo piden al menos 16 concejales, con lo que la oposición podría convertir la votación en un plebiscito sobre cuestiones con las que no contaba la alcaldesa.

Hemeroteca

Ada Colau
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad