Aguirre apunta que la escuela, los medios y la derecha explican el soberanismo

stop

CONFERENCIA EN EL ECUESTRE

19 de septiembre de 2013 (18:22 CET)

Esperanza Aguirre no ha evitado los errores que, a su juicio, han cometido muchos dirigentes autonómicos. Como los presidentes de otras comunidades, Aguirre nunca ha dejado de mirar lo que hacía Catalunya. Este jueves ha asegurado que “es lógico que los políticos catalanes se sintieran frustrados al ver que todos querían tener las mismas instituciones y competencias que Catalunya”, cuando el diseño inicial de la Constitución quería singularizar las nacionalidades históricas de las regiones.

Pero, partiendo de esa cuestión, que después ha detallado, Aguirre ha desgranado lo que, a su juicio, explica el auge del independentismo. Lo ha hecho en el Círculo Ecuestre, ante una nutrida representación empresarial.

Para Aguirre, la educación en Catalunya ha sido crucial, destacando unos hechos históricos por encima de otros. “Ha habido adoctrinamiento, bajo el canon nacionalista”, ha asegurado. El argumento es que la historia ha entrelazado siempre Catalunya y España, con ejemplos concretos, como el caso de la dictadura de Primo de Rivera; la defensa de los catalanes de España en contra de las tropas napoleónicas o el apoyo de ilustres catalanes, como el recientemente fallecido Martín de Riquer, al franquismo.

El PSOE y Andalucía

El otro punto relevante, según Aguirre, ha sido el papel de los medios de comunicación catalanes. En Madrid hay un hecho que nunca se olvida: el editorial conjunto de doce periódicos catalanes el 26 de noviembre de 2009, reclamando atención ante la inminente sentencia sobre el Estatut que se cernía sobre Catalunya. Aguirre se ha preguntado cómo fue posible, porque, para ella y muchos dirigentes políticos españoles eso reflejó la falta de pluralidad.

El tercer elemento es que el PSOE ignoró el espíritu de la Constitución, forzando a la UCD a pasar por alto que Andalucía no hubiera refrendado la autonomía como marcaba la ley. El sí a la autonomía se atascó en la provincia de Almeria, pero los socialistas lograron que fuera una comunidad autónoma de vía rápida, según el artículo 151 de la Constitución. Ello condujo al café para todos, y supuso el final de la singularización de Catalunya, País Vasco y Galicia, como pretendían los padres de la Constitución.

Y el cuarto elemento es que, según Aguirre, los partidos de derecha, de todo el Estado, no han sabido crear un proyecto en Catalunya “capaz de ilusionar a la sociedad catalana, con una defensa nítida del liberalismo”.

Otro elemento esencial ha sido “la opacidad de las balanzas fiscales”, que han permitido que el mensaje de 'España nos roba' “acabe calando en Catalunya”.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad