Albiol, en el congreso del PP celebrado este fin de semana. EFE/Juan Carlos Hidalgo

Albiol se atrinchera: pospone diez meses la renovación del PP catalán

stop

Albiol descarta un congreso en otoño y supedita su salida de la presidencia del PP catalán a recuperar la alcaldía de Badalona

Barcelona, 23 de julio de 2018 (13:03 CET)

El PP ha culminado este fin de semana la renovación de su cúpula, pero la siempre pospuesta renovación del Partido Popular en Cataluña todavía tendrá que esperar, al menos, hasta pasadas las municipales de mayo de 2019. Ese es al menos el planteamiento de su líder, Xavier García Albiol, que se resiste a ceder las riendas del partido en Cataluña. Desde el fracaso en las elecciones del 21-D, Albiol tiene asumido que es inevitable, pero solo está dispuesto a hacerlo a su ritmo.

El argumento del presidente del PP en Cataluña es que la proximidad de las municipales, y de unas eventuales elecciones anticipadas al Parlament, no da margen para celebrar un cónclave para reestructurar el partido tras el verano.

“No celebraremos un congreso ni habrá un cambio de la presidencia”, ha dicho Albiol, que alega que no habría tiempo material, y que la distracción que comportaría en víspera electoral “sería una irresponsabilidad”.

Si gana la alcaldía de Badalona, Albiol sí daría un paso al lado y renunciaría a la presidencia del partido en Cataluña

Albiol reveló el domingo en una entrevista en Catalunya Ràdio que está dispuesto a volver a aspirar a la alcaldía de Badalona, y que así se lo comunicó al nuevo presidente del PP, Pablo Casado. Si la gana, Albiol sí daría un paso al lado y renunciaría a la presidencia del partido en Cataluña.

En el interín, el jefe de filas de los populares catalanes solo admite que, una vez se confirme su candidatura, haría falta “tomar medidas de reorganización” en el Parlament. 

Albiol sí admite que si hubiera elecciones anticipadas al Parlament antes de las municipales, él no sería el candidato. Pero ese no es un escenario que se planteen en la dirección del partido en Cataluña, pese a que hay voces que vuelven a especular con él tras el choque de la semana pasada entre Junts per Catalunya y ERC, socios de gobierno, a raiz de la suspensión como diputado del expresidente Carles Puigdemont y también tras el cónclave de este fin de semana que ha supuesto el vuelco en clave puigdemontista en la cúpula del Pdecat.

Alejandro Fernández, el favorito

El relevo de Albiol ya estaba sobre la mesa de Mariano Rajoy, y se planteó que podría producirse la primavera pasada, con el diputado en el Parlament Alejandro Fernández y la ex ministra Dolors Montserrat como principales aspirantes a suceder al exalcalde de Badalona. Pero primero el largo período previo a la formación de gobierno en Cataluña y luego la crisis del máster de Cristina Cifuentes y el vuelco en la Moncloa tras la moción de censura que descabalgó a Rajoy enviaron a la nevera la renovación del partido en Cataluña.

La victoria de Casado ha reforzado a Fernández, alineado desde el principio con la candidatura del flamante nuevo presidente del partido

La victoria de Casado ha reforzado a Fernández, alineado desde el principio con la candidatura del flamante nuevo presidente del partido, por quien hizo campaña en Cataluña, donde en la primera vuelta su candidato consiguió el 49% de los votos, mientras que si nos circunscribimos Tarragona, donde Fernández es el líder del partido, el porcentaje se elevó al 67%. Montserrat, por su parte, fue la valedora de María Dolores de Cospedal, que obtuvo el 25% de los votos catalanes en la primera vuelta. 

Albiol se significa ahora también como valedor de Casado. "He salido del congreso muy enchufado y con las pilas muy cargadas", ha remarcado este lunes. El jueves, Casado presidirá en Barcelona la primera reunión del nuevo comité ejecutivo nacional del PP para escenificar la importancia que concede a la cuestión catalana en su agenda estratégica. Será él quien tendrá la última palabra. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad