El presidente del PP, Pablo Casado. Foto: EFE/Zipi

La primera semana de Casado al frente del PP: de Santamaría a Barcelona

stop

El presidente del PP, Pablo Casado, cita a su rival, Soraya Sáenz de Santamaría, mientras medita el nombre del secretario general

Barcelona, 23 de julio de 2018 (10:17 CET)

El presidente del PP, Pablo Casado, desvela su agenda para los primeros días al frente del partido. Una de sus primeras reuniones será este miércoles con la que fue su rival en las primarias, Soraya Sáenz de Santamaría, para negociar la posible integración de su equipo. Posteriormente, el jueves convocará en Barcelona su comité ejecutivo nacional del partido.

La elección de la capital catalana no es casual. Según ha explicado en una entrevista en la Cope, Casado quiere dejar muy claro cuál es la "prioridad" de su proyecto y "cuál es la prioridad de España", y mandar un mensaje "inequívoco" de que dará la batalla en favor del constitucionalismo y las libertades públicas en Cataluña. En otra entrevista en EsRadio ha advertido de que si la agenda secesionista sigue adelante, reclamará la aplicación de nuevo del 155, y ha recordado que el PP es quien tiene la mayoría absoluta en el Senado.

Casado todavía no ha anunciado a quién designará como secretario general, según ha argumentado, porque antes quiere hablar con Santamaría para ver la disponibilidad de su equipo para integrarse en este proyecto en el que cree que "caben todos". También quiere hablar con el resto de candidatos que concurrieron en el proceso, María Dolores de Cospedal, José Manuel García-Margallo, José Ramón García-Hernández y Elio Cabanes, para lograr una integración "real y al máximo nivel".

Algunos de los nombres de dirigentes cercanos a Santamaría que han sonado para integrarse en el PP de Casado son  José Luis Ayllón, exjefe del gabinete de Mariano Rajoy y número dos de Santamaría durante muchos años; o Alfonso Alonso, presidente del PP vasco. No está claro que la candidata derrotada se integre en el nuevo equipo ya que manifestó el sábado que quiere un tiempo para pensar en el futuro. En cualquier caso, por una cuestión estatutaria la secretaría general solo podrá ser ocupada por un integrante de la candidatura vencedora.

Relación de Casado con Ciudadanos

Más allá del baile de nombres, Casado ha adelantado que con él como líder la relación con Ciudadanos puede seguir "siendo buena" porque comparten principios esenciales como el respeto al marco constitucional, pero ha advertido de que el PP tiene un "proyecto más definido". Y por eso aspira, ha dicho, a que los votantes de Cs que antes apoyaban antes al PP regresen a su "partido original".

Casado ha garantizado que el PP hará una oposición "firme y eficaz, pero responsable" y que estará para las cuestiones fundamentales y evitar que el Gobierno "se eche en brazos de los independentistas y batasunos". Pero ha recalcado que no va a ser "muleta de ningún gobierno que esté desmontando las reformas que hicimos".

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad