Quim Torra ante una formación de gala de los Mossos d'Esquadra EFE/Andreu Dalmau

Ataque de pánico en los Mossos a la insurrección de Quim Torra

stop

La inesperada dimisión del jefe de la policía de la Generalitat deja en evidencia el miedo a que Torra fuerce la desobediencia tras la sentencia del Supremo

Barcelona, 01 de octubre de 2019 (04:55 CET)

Ningún agente de los Mossos d'Esquadra y, sobre todo, ningún mando policial ha olvidado lo ocurrido con Josep Lluís Trapero. El que fue mayor de los Mossos durante el referéndum ilegal del 1-O está hoy apartado de funciones operativas, relegado a labores administrativas en una comisaría de Les Corts (Barcelona) y pendiente de un juicio en la Audiencia Nacional que comenzará en febrero de 2020.

El recuerdo de Trapero, que sufrió enormes presiones del gobierno de Carles Puigdemont, está muy presente en los mandos de los Mossos, que temen un resurgir del clima insurreccional en Cataluña de la mano de Quim Torra coincidiendo con el segundo aniversario del 1-O y, sobre todo, con la sentencia del Tribunal Supremo sobre el procés.

Los Mossos, de entrada, han aumentado el nivel de alerta con un dispositivo policial especial para hacer frente a los altercados que puedan ocurrir este martes, segundo aniversario del 1-O, y también para hacer frente a un octubre imprevisible. Imprevisible porque nadie se atreve a pronosticar hasta qué punto se pueden agitar las calles en Cataluña tras la sentencia del Supremo.

El que hasta ahora sido jefe de los Mossos, Andreu Martínez, no ha querido quedarse a verlo. Ayer, lunes, presentó su dimisión por sorpresa. "Ha tenido miedo. Miedo porque hay que tomar decisiones estos días y pueden no ser sencillas", apuntan fuentes gubernamentales.

La purga que Torra pretendía en los Mossos

Martínez, que llevaba 15 meses en el cargo, ha tenido tiempo de sobra para ver cómo las gasta Torra. El jefe de los Mossos apenas llevaba seis meses al frente de la policía autonómica cuando el presidente de la Generalitat exigió una purga en el cuerpo, molesto por la actuación policial en unas cargas contra manifestantes autodenominados "antifascistas" en Girona y Terrassa. Aquellas cargas no se ajustaron, según el Govern, a "los principios de una policía democrática".

El episodio provocó tensiones entre Martínez y el presidente de la Generalitat. El primero defendió la actuación de sus hombres y se apoyó en varios vídeos. No hubo purga o, al menos, se disimuló bastante porque hasta al cabo de cuatro meses no se produjo ningún relevo el frente de la Brigada Móvil.

Las tensiones han seguido con el recital de Torra y sus pancartas en el Palau de la Generalitat, un episodio incómodo para los Mossos, hartos de verse en el centro de una polémica que ni han creado ni han alimentado.

Martínez teme que la desobediencia con las pancartas sea sólo el preludio de una insurrección alentada por el presidente de la Generalitat. Se marcha habiendo firmado una resolución para poner en marcha un dispositivo policial desde hoy.

Se va, según algunas fuentes, para preservar su carrera profesional. El hasta ahora era jefe de los Mossos es licenciado en Derecho por la Universidad de Barcelona y ha ejercido como abogado especializado en el Tercer Sector entre 1992 y 2000. Estuvo al frente de la Escuela de Policía, fue formador titular del Aula Virtual de la Escuela de Administración Pública y profesor de Derecho Administrativo de la Universidad Pompeu Fabra.

También fue jefe, durante los gobiernos de CiU, de la sección de gestión administrativa del Servicio Territorial de Carreteras de Política Territorial (entre 1992 y 1998) y del Servicio Territorial de Tráfico en Tarragona del departamento de Interior (entre 2000 y 2002).

La última orden del jefe de los Mossos

Con la última resolución firmada al frente de los Mossos ha reorganizado la disponibilidad y los horarios de las diversas unidades policiales para actuar ante “causas sobrevenidas” como pueda ser una huelga general o alteraciones del orden público.

Los sindicatos policiales conocieron la dimisión de Martínez este lunes por la tarde al concluir una reunión informativa con la comisaria superior, Cristina Manresa.

Pese a que la reunión fue convocada por el comisario en jefe, Eduard Sallent, este delegó en su número dos, Cristina Manresa, para informar a los sindicatos sobre el despliegue del dispositivo Minerva.

Desde este martes los efectivos de la brigada móvil (antidisturbios) deben estar disponibles las 24 horas del día hasta nueva orden.

Las Areas Regionales de Recursos Operativos (ARRO), que proporcionan efectivos policiales en casos puntuales en cualquier punto del territorio, entran en el llamado “nivel 3” únicamente en la jornada de este martes y, posteriormente, a partir del lunes 7 de octubre por las movilizaciones que se prevén cuando se haga pública la sentencia del juicio del procés.

El nivel 3 supone una reorganización horaria y de disponibilidad. Trabajarán cuatro días consecutivos y descansarán los dos siguientes. Fuentes del cuerpo indican que la comisaria Manresa expuso que con esta medida pretendían “no quemar” a los agentes ante la carga de trabajo de este octubre.

Por lo que se refiere a los efectivos de seguridad urbana de los Mossos, solo se activarán para ayudar a la brigada móvil y a los ARRO si se producen accidentes “muy graves”.

Minerva contempla una especial atención a las sedes judiciales (dispositivo Toga), partidos políticos (Forum), sedes gubernamentales (Estadi) y puntos neurálgicos (Atrium).

Desde USPAC, la organización de Mossos más votada en las últimas elecciones sindicales, se lamentó que ni Martínez, ni su sucesor, Pere Ferrer, asistieran este lunes a la reunión informática con los sindicatos sobre el dispositivo Minerva.

En un comunicado, USPAC muestra su desconfianza hacia Ferrer: “No sabemos cómo trabajará como director general de la Policía, pero si sabemos que ha hecho como jefe del gabinete del consejero [Buch] y que tiene por función, entre otras, hacer el seguimiento y preparar la información necesaria para dar respuesta a las iniciativas del parlamento de Cataluña: nada”.

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad