Rafael Barbadillo, presidente de Confebus, la principal organización de empresas de autobús de España. /EFE/ZIPI

El autobús ya padece descensos de viajeros de hasta el 33%

stop

Las compañías de autobuses se preparan para el peor escenario: si siguen bajando los pasajeros y aumentan las bajas laborales, se suprimirán servicios

Josep Maria Casas

Economía Digital

Rafael Barbadillo, presidente de Confebus, la principal organización de empresas de autobús de España. /EFE/ZIPI

Barcelona, 10 de marzo de 2020 (22:38 CET)

Antes de que el gobierno de Pedro Sánchez pidiera este martes que se eviten los viajes entre ciudades, las compañías férreas y de autobús ya sufrían un descenso de viajeros, que se acentúa día a día, especialmente en los servicios destinados a turistas. Los ciudadanos han reducido los viajes mucho antes de que lo aconsejaran las autoridades sanitarias.

La reducción de viajeros es significativa entre las compañías de autobús. Según datos de la Confederación Española de Transporte en Autobús (Confebus), la patronal del sector, la demanda de servicios de cercanías se ha reducido en un 33%; de media distancia, en un 18%; de larga distancia, en un 16%; y los servicios urbanos, en un 7%.

El presidente de Confebus, Rafael Barbadillo, indica que la disminución del número de usuarios está teniendo un “gran impacto” en los transportes de turistas con afectaciones que van del 30% al 100% según la empresa y el tipo de servicio. Muchos servicios turísticos se han cancelado.

También afecta en gran medida al transporte escolar. Desde este miércoles, se interrumpe en las comunidades de Madrid y la Rioja, así como en la ciudad de Vitoria.

Barbadillo reconoce que esta situación causará un impacto económico en las empresas del sector que todavía no han evaluado. Indica que el volumen de pasajeros cae día a día. Además de estar al frente de Confebus también preside el consejo de transporte y logística de la CEOE.

Las compañías se han dotado de planes de contingencia en previsión de que la situación se agrave. De momento, no avanzan los detalles de los planes ni las exigencias que formularán al Gobierno para proteger a su sector.

Tal como han admitido las autoridades francesas del sector del transporte, Barbadillo indica que les puede afectar el absentismo. Si no se consigue frenar la epidemia por coronavirus, descenderá el número de pasajeros y, previsiblemente, también se producirán bajas y aislamientos preventivos de empleados de las compañías.

Si se llega a esta situación, Barbadillo indica que lo normal sería reducir los servicios porque “no tiene sentido que los vehículos circulen de vacío”.

Mensaje de “tranquilidad”

Barbadillo lanza un mensaje de “tranquilidad” y “sosiego” a los usuarios del autobús. Recuerda que todas las compañías aplican protocolos y siguen las directrices de las autoridades sanitarias.

Todos los autobuses se desinfectan a diario. Sobre esta cuestión, Barbadillo precisa que estas operaciones de limpieza ya se hacían antes de la declaración del brote de coronavirus, si bien ahora se realizan más profundamente y con productos especializados. Se repasan todos los elementos de los vehículos con los que los pasajeros tienen más contacto.

En Italia, el país europeo más afectado por el coronavirus, funcionan todos los transportes públicos: trenes, metro, autobuses y taxi, incluso los de la ciudad de Milán. No obstante, el gobierno de Giuseppe Conte ha pedido que se eviten por completo los viajes turísticos. Ha instado a los turistas italianos y extranjeros a regresar a sus hogares.


Si le ha interesado esta información, únase a nuestro canal de Telegram para recibir toda las novedades nacionales e internacionales que publicamos sobre el coronavirus: https://t.me/economiadigital_es

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad