Aznar multiplicó por 20 los ingresos el año por el que Montoro le multa

stop

Los ingresos del ex presidente español en 2014 provenían de varios palos: asesoraba a media docena de multinacionales, de las que cobró 200.000 euros; impartió conferencias a 40.000 euros cada una y retenía el sueldo de los ex presidentes

El ex presidente del Gobierno y presidente de honor del PP, José María Aznar.

Madrid, 13 de abril de 2016 (13:05 CET)

José María Aznar (PP) es el ex presidente del Gobierno con más patrimonio. En 2014, ejercicio que le ha costado una multa de 214.000 euros como consecuencia de una paralela, sus ingresos se multiplicaron por 20 si se comparan con los viejos tiempo de la Moncloa.

El éxito económico del referente del centro derecha español supera al de cualquier jefe del Ejecutivo cesante. Sólo se le aproxima Felipe González (PSOE). El también socialista José Luis Rodríguez Zapatero es un mero aprendiz, al lado de ambos, en los menesteres de exprimir su condición de antiguo inquilino del palacio presidencial.

Los ingresos de Aznar provenían aquel año de varios palos. Asesoraba a media docena de multinacionales, de las que cobró 200.000 euros; impartió conferencias por todo el mundo a 40.000 euros cada una (no facturó las que organizó en España); dió clases en varias universidades y mantuvo el sueldo de los ex presidentes, 75.000 euros.

Ese mismo patrón sigue en pie, en su mayoría, hoy en día. La Moncloa se hace cargo del coche oficial y de la seguridad. En su caso, es particularmente concienzuda aunque se ha relajado en los últimos meses. No hay que olvidar que ETA intentó asesinarle cuatro veces y que, en 1995, casi lo logra.

Patrimonio

Para gestionar el patrimonio, Aznar constituyó junto a su mujer, la ex alcadesa de Madrid, Ana Botella, una sociedad. La razón social es Famaztella. El objetivo principal es canalizar los ingresos por los libros que publica y las conferencias.

Ha logrado acumular sólo bajo ese NIF un patrimonio de 2,2 millones. En el plano inmobiliario destaca la compra de una mansión en Marbella (Málaga) por otros dos millones de euros.

Los ingresos y el patrimonio de Aznar se cuentan, sin embargo, entre los más modestos del grupo de ex presidentes mundiales. El socialista Tony Blair, antiguo premier británico, atesora más de 30 millones en su patrimonial Tony Blair Associates. Bill Clinton lidera el grupo.

Por ejemplo, su caché como conferenciante es de 200.000 euros y nunca renuncia a ellos. Con su patrimonio y otras donaciones sostiene la fundación familiar, particularmente activa en materia sanitaria.

Vida después de la Moncloa

La fundación FAES da cobijo intelectual y logístico a Aznar. Se encarga de sufragar el personal de apoyo y de mantener viva su presencia pública. Ejecuta la estrategia de comunicación que pidió el ex presidente, sin hacer más que el ruido necesario.

Desde aquel 13 de abril de 2004, fecha en que dejó de ser presidente, las costumbres de Aznar apenas han cambiado. Ha incorporado a su día a día dos horas de intenso ejercicio físico, pero los ingresos no lucen. Aznar incide en lo duro que cuesta salir adelante y lo difícil que está la economía doméstica.

"Me cuesta mucho ganarme honradamente la vida y pago hasta el último de los impuestos", recalcó en 2014. Dos años después, el ministro en funciones de Hacienda, Cristóbal Montoro, le multa con 214.000 euros fruto de una inspección por IRPF, informa Ok Diairo.

El círculo próximo a la familia corrobora, sin embargo, la modestia de su día a día. "Aunque viven con más deshago, siguen pensando, viviendo y vistiendo como la clásica familia de clase media acomodada madrileña, en eso no han cambiado desde los setenta".

"En su casa se come igual que hace 25 años", confiesa Fernando Villalonga. Tampoco se dan muchos caprichos.

Herencias

Ingresos y moderación para su capacidad financiera. Esta es la fórmula que aplica Aznar en la economía doméstica desde que abandonó la jefatura del Gobierno. Es la misma receta que defiende para la gestión del erario.

Suele advertir a sus hijos de que "de mi padre sólo heredé seriedad, honradez y una biblioteca, que es lo que deberíamos recibir todos". Este miércoles Hacienda le ha puesto la proa. "No me puedo creer que los de mi partido me hagan esto", clamó al verse multado por su propio ministro de Hacienda.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad