Campaña en Change.org para reclamar la dimisión del conseller Comín

stop

El padre del niño Biel Aymerich, afectado por el enterovirus, recoge firmas para que la sanidad catalana no esté "en manos de personas tan poco preparadas"

El conseller de Sanitat, Toni Comín, en una imagen de archivo / EFE

Barcelona, 02 de junio de 2016 (18:38 CET)

La ciudadanía se organiza. Y los padres de los niños que han sufrido el enterovirus han comenzado a actuar para reclamar la dimisión del conseller de Salut, Antoni Comín. Lo han hecho a través de la plataforma en Internet, Change.org, que recoge firmas para buscar cambios sociales y políticos.

La idea es sumar apoyos y trasladar la petición al presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont. El impulsor es Oscar Aymerich Peñarroja, el padre de Jan Biel Aymerich. Por ahora lleva casi 1.000 firmas recogidas.


La gestión del virus

En su escrito, Aymerich formula que la sanidad pública no debe estar "en manos de personas tan poco preparadas". Y lo argumenta:

"Soy el padre de Jan Biel Aymerich, mi hijo estuvo a punto de perder la vida por la mala gestión del protocolo de control del enterovirus. El conseller de Salut, Antoni Comín (político y filósofo) no sólo gestionó erróneamente toda la crisis, mintió y ocultó información sino que se retracta afirmadon que lo volvería a hacer...olvidando que dicho virus mantuvo en un hilo la vida de mi hijo y de otros pequeños. Nuestra Sanidad no puede ni debe de estar en manos de personas tan poco preparadas (filósofo nada que ver con la medicina) ni con tan poca sensibilidad.


Protocolo de actuación

Comín, en una comparecencia parlamentaria, justificó que retrasó, conscientemente, el aviso a los pediatras de atención primaria de los casos que se habían producido para evitar que hubiera "demasiados centenares o miles de profesionales conocedores de este brote", antes de disponer de "suficiente información científica", y con el objeto de no generar intranquilidad en la sociedad.

El 17 de mayo el departamento que dirige Comín se limitó a enviar un breve comunicado en el que informaba de cuarenta niños afectados por un enterovirus que había provocado afecciones neurológicas agudas a algunos de ellos. Explicó que la mayoría había evolucionado de forma favorable, pero no se precisó en qué estado se encontraban. Lo que se difundió es que los hospitales y los centros de atención primaria habían recibido un protocolo de actuación, que, a juicio de los pediatras, llegó demasiado tarde.

Ahora Comín, acuciado por otros asuntos de su gestión, que afecta al Hospital General de Cataluña y la Clínica del Vallès, centros a los que no quiere renocar el concierto con la administración, se enfrenta a esa recogida de firmas en Change.org.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad