La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, en el pleno municipal. /EFE/TONI ALBIR

Colau suprime a los antidisturbios de la Urbana con un decretazo

stop

Colau cumple la promesa de eliminar la unidad de antidisturbios a las puertas de las elecciones

Barcelona, 06 de marzo de 2019 (13:25 CET)

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha cumplido su amenaza de suprimir la unidad de antidisturbios de la Guardia Urbana. La Gaceta Municipal publicó este martes el decreto de extinción de la unidad.

Con la publicación del decreto, ya es efectiva la supresión de la unidad. Era una de las promesas electorales de Barcelona en Comú, la formación que lidera Colau.

La alcaldesa esperó casi cuatro años para llevarla a cabo por la oposición de todos los sindicatos policiales y de los grupos de la oposición, con la única excepción de la CUP. Sin apoyos, optó por la vía del decreto, aprobado por la comisión de gobierno del 14 de febrero pasado aunque no trascendió hasta su publicación en la Gaceta Municipal.

En paralelo a la extinción de la llamada Unitat de Apoyo Policial, más conocida por los “antidisturbios” o por sus siglas en catalán USP, se ha creado la Unidad de Refuerzo para las Emergencias y Proximidad (URPE), que asumirá parte de las funciones de la anterior.

El material de los antidisturbios, como las porras y los escudos, pasarán a disposición de la nueva unidad. Sin embargo, sus efectivos deberán superar unas pruebas de acceso. Los 150 agentes de la actual USP no pasarán automáticamente a la nueva URPE. Esto genera inseguridad en los agentes sobre su futuro laboral.

Examen de acceso

Los agentes que quiera formar parte de la URPE deberán superar un examen para acceder a una de las 216 plazas de la unidad, según un borrador que se facilitó el año pasado a los sindicatos.

Los antidisturbios han actuado en los últimos meses contra los narcopisos y han efectuado operaciones de apoyo a sus compañeros cuando han tenido problemas con los manteros.

Según el decreto, la URPE “reforzará el servicio de policía de proximidad en los barrios de la ciudad con tareas específicas de aseguramiento de la convivencia y seguridad ciudadanas, de prevención y de gestión de emergencias y de inspección administrativa”.

Uno de los cometidos de la URPE será la protección de las autoridades municipales cuando se en “situación de riesgo especial” en actos y espacios públicos.

Los grupos de Ciudadanos, PSC y PP presentaron propuestas alternativas a la supresión de los antidisturbios. Las plantearon por última vez en la comisión municipal de presidencia del pasado febrero. No fueron atendidas.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad