Pablo Iglesias defiende un referéndum pactado, pero el soberanismo recela de sus intenciones. EFE

Los comuns de Colau rebajan el referéndum de Puigdemont

stop

Los comuns de Colau se niegan a dar un carácter vinculante a la consulta del 1 de octubre

Barcelona, 07 de julio de 2017 (22:40 CET)

Echar agua al vino. Esto es lo que harán los comuns de Ada Colau con el referéndum que propone Carles Puigdemont. La coordinadora de Catalunya en comú se reúne este sábado en Terrasssa (Barcelona) para decidir su posición sobre el referéndum del 1 de octubre. Según el documento que se someterá a debate, la formación que lidera Colau considera que no es “lo que Cataluña se merece y necesita para solucionar de forma definitiva su futuro político”.

Los dirigentes de Catalunya en comú están dispuestos a participar en la campaña del 1-O pero únicamente como movilización en favor del derecho a la autodeterminación. No darán a esta votación un carácter vinculante. Más que un referéndum, para ellos es un remedo de la consulta del 9 de noviembre de 2014.

En el documento se recrimina a Puigdemont que haya emprendido una “huida hacia delante” con la convocatoria de un referéndum en el que una parte significativa de la sociedad catalana no se siente invitada. Este documento es susceptible de modificaciones, pero fuentes de la formación de Colau apuntan que difícilmente se cambiará su enfoque.

Las posiciones dentro de los comuns no son unitarias. Por ejemplo, la coordinadora de Lleida es partidaria de aceptar el referéndum como vinculante. La del barrio barcelonés de Sants comparte la misma opinión. Sin embargo, ni Ada Colau ni Xavier Domènech se lo toman en serio. La alcaldesa ha indicado públicamente el 2 de octubre seguirán reclamando un referéndum, pero de los de verdad.

Fachin se gana enemigos

Curiosamente, el referéndum ha provocado la enésima crisis en la marca catalana de Podemos, liderada por Albano Dante Fachín. Este partido no se ha integrado en la nueva formación de Colau, aunque sí lo han hecho algunos de sus miembros díscolos como Jéssica Albiach o Marc Bartomeu.

Fachin ha apartado al que hasta ahora ha sido su número dos, Joan Giner, de la secretaría política de Podemos en Cataluña. Giner no se lo ha tomado nada bien. A través de Twitter, ha manifestado que se ha cometido un “error democrático”. Los dos son diputados en el parlamento catalán. Fachin sigue ganándose enemigos internos.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad