Corbacho: “Si usted quiere un partido socialista de obediencia catalana, ese no es el PSC”

stop

FUTURO DE LOS SOCIALISTAS

 Celestino Corbacho, presidente del consejo nacional del PSC./ED

21 de junio de 2014 (14:09 CET)

Si hay un dirigente en el PSC que tiene las cosas claras desde hace muchos años, ese es Celestino Corbacho, presidente del consejo nacional del partido –máxima autoridad ahora hasta que se celebre el congreso el 19 de julio—defensor de un proyecto que combine su relación con el PSOE con su actuación en Catalunya.

Corbacho, pese a tener excelentes relaciones con miembros del llamado sector crítico del PSC, como la ex consellera Marina Geli, marca las fronteras de futuro: “Si usted quiere un partido socialista de obediencia catalana, ese no es el PSC”, ha asegurado en una entrevista este sábado en el programa Converses de la Cadena Cope.

Celestino Corbacho, ex alcalde de L’Hospitalet, de la Diputación de Barcelona, y ex ministro de Trabajo en el último gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, considera que los críticos tienen ahora el momento de buscar el liderazgo en el PSC. “Deben dar un paso al frente y buscar apoyos”, ha asegurado, rechazando la idea de seguir como corriente interna con el objetivo de conseguir una cuota de poder.

Los críticos, no deben abandonar

Pero Corbacho, que se sentirá cómodo si obtiene la victoria Miquel Iceta en las elecciones del día 13 de julio a la primera secretaría del partido, reclama una síntesis que pueda dejar al PSC en una buena situación para poder remontar el vuelo. “A una persona como Marina Geli estoy seguro que le gustaría un partido de estricta obediencia catalana, pero el PSC tiene un proyecto de colaboración con los socialistas del PSOE y con los socialistas europeos, y se debe encontrar que todas esas sensibilidades tengan cabida en el partido”, ha asegurado, "sin necesidad de que lo abandonen".

El fondo del problema del PSC es, precisamente, el que apunta Corbacho. Para los dirigentes más catalanistas, o soberanistas del partido, el PSC debería ya emanciparse del PSOE, con un grupo propio en el Congreso, y actuar sólo en la defensa de los intereses de Catalunya.

Por ello, la dirección del partido en los dos últimos años se ha sentido muy presionada por los partidos soberanistas, CiU y ERC. Si el PSC pasaba a la otra frontera, a la defensa del derecho a decidir, --con la importancia histórica que ha tenido—los lazos de Catalunya con España se debilitaban de forma notable.

Reforma constitucional o relación bilateral

Corbacho, sin embargo, sigue confiando en que el PSC debe trabajar con el PSOE, con un proyecto federal, que viene marcado por la Declaración de Granada, y buscar una reforma de la Constitución. “Esa reforma constitucional no podría, en todo caso, reconocer el derecho de autodeterminación”, insiste el presidente del consejo nacional del PSC.

Pero sí debería recoger los objetivos que persigue el PSC y que ha enumerado Corbacho: “el reconocimiento nacional de Catalunya, la protección de las competencias propias y un sistema de financiación”. Corbacho se ha mostrado favorable, también, a buscar una relación bilateral que pudiera fructificar en una disposición adicional en la Constitución, siguiendo la vía de Navarra, como ha apuntado esta semana la patronal Foment.

Mas está atrapado


El PSC, seguramente con Iceta al frente, deberá mojarse sobre la ley catalana de consultas que prepara el Parlament. Corbacho se ha mostrado favorable a votarla afirmativamente. “La ley para realizar consultas la permite el Estatut, y estaremos a favor, otra cosa es la consulta que, después, querrá convocar el President Mas, que se encuentra atrapado”, ha afirmado.

Esa consulta no se podrá celebrar, a juicio de Corbacho, a menos que se cambiara la pregunta, en la línea de lo que ya ha apuntado estos últimos días Miquel Iceta. La cuestión es que la presidenta del Parlament, Núria de Gispert, se ha mostrado partidaria de cambiarla, si el PSC es capaz de sumarse. “Es inteligente lo que apunta la presidenta del Parlament, pero Mas está muy atrapado, y habría que ver cómo logra cambiarla frente a CiU o a ERC”.

Corbacho también se ha referido a la elección del secretario general del PSOE. Y se ha mostrado partidario “al 50%” de dos candidatos, Eduardo Madina y Pedro Sánchez, dejando claro que no le gustó la afirmación, que tuvo que rectificar, de Madina sobre el derecho a decidir.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad