Un grupo celebra un cumpleaños en una terraza en el barrio barcelonés de Sant Antoni en esta fase uno que permite abrir a los restaurantes y bares sus terrazas al 50% de su capacidad. Foto: Efe/ Marta Pérez

Cómo evitar los rebrotes en la fase 2: vigilar fiestas y entierros

stop

Los cumpleaños, funerales y otros encuentros con más aforo del permitido y sin cumplir las medidas están causando repuntes en todo el territorio español

Lorena Martín

Un grupo celebra un cumpleaños en una terraza en el barrio barcelonés de Sant Antoni en esta fase uno que permite abrir a los restaurantes y bares sus terrazas al 50% de su capacidad. Foto: Efe/ Marta Pérez

Barcelona, 30 de mayo de 2020 (11:32 CET)

La imprudencia en la desescalada ya está causando pequeños rebrotes por todo el territorio español. Fiestas privadas que doblan el aforo permitido y donde además no se toman medidas de distancia e higiene, funerales abarrotados o la relación entre trabajadores de empresas que acuden presencialmente a laburar son los principales causantes.

En definitiva, el virus es controlable siempre y cuando se sigan las pautas sanitarias establecidas por el Gobierno. Y el incumplimiento de éstas puede ser fatal y resultar en más muertes e incluso en el retroceso de fase para algunas provincias, comunidades o regiones sanitarias.

Este aumento de casos de coronavirus ya se ha dado en varios puntos de España, como Lleida, Ceuta o Totana. Ahora, estos lugares están amenazados con quedarse atrás en la desescalada.

Un multitudinario entierro

En Tenerife se saltaron todas las normas para despedir a un joven motorista que había fallecido en un accidente de moto. Sin mascarillas, sin distancias y sin aforo máximo.

Ocurrió en el cementerio de Guía de Isora, en Santa Cruz de Tenerife —como recoge el diario El Mundo— pasadas las 17 horas del pasado lunes 25 de mayo. Se llegaron a reunir al menos 200 personas después de que los organizadores hubieran realizado un llamamiento para darle el último adiós al fallecido con 36 años.

Se produjo un escenario rocambolesco. Una furgoneta con altavoces en el techo emitía a todo volumen uno de los temas que el difunto mientras los asistentes acompañaban la música con palmas. Otros saltában y bailaban. Besaron y tocaron el féretro sin guantes ni medidas de desinfección.

La isla de Tenerife había entrado justo ese día en la fase 2, que limita el aforo máximo a 15 personas en estos eventos, 25 si éste se celebra al aire libre. Queda pendiente conocer si el entierro termina en consecuencias jurídicas o se traduce en un aumento de los contagios en la zona.

Ante la polémica suscitada por las imágenes que se compartieron en las redes sociales, varias asociaciones de moteros se han hecho eco en sus redes sociales de un comunicado al respecto que atribuyen a la madre del fallecido. “A mi hijo se le despidió como él quería, con sus amigos, su familia y su música. Hay muchos hablando de este tema. A toda persona que esta despedida le haya parecido una locura, una salvajada pido perdón por no poder controlar mi dolor”, se disculpa. 

Las miradas están puestas también en la responsabilidad que pudieran tener las autoridades locales, que no intervinieron a tiempo. El jueves pasado, la consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias pidió a la Policía autonómica que abriera una investigación sobre lo sucedido.

Un cumpleaños con 20 personas en Lérida

Lleida ya ha visto las consecuencias de la imprudencia. La província catalana entró en la fase 1 el pasado 18 de mayo y hubiera pasado a la siguiente fase de no producirse un rebrote. Éste se relaciona con una fiesta de cumpleaños a la que acudieron 20 personas, el doble de lo permitido. Cuatro personas portaban el virus y lo trasladaron a los demás asistentes.

En la semana previa a esta primera desescalada —la del 7 al 13 de mayo— se habían detectado 44 nuevos contagios en la provincia. En la siguiente (14-21 de mayo) ascendieron a 155 y en los cuatro primeros días de esta semana (22-26 de mayo) suman 55. La consejería de Sanidad de la Generalitat también ha culpado del rebrote a empresas agroalimentarias.

Fiestas en Ceuta y Córdoba

Ceuta podría volver a la fase 0 después de haber avanzado a la 2 por el aumento de contagios tras la celebración de dos fiestas de la que han salido nueve positivos y 271 personas aisladas. Ceuta llegó incluso a tener un solo positivo, pero ahora llega a 22.

El jueves, el consejero de Sanidad del Gobierno de Ceuta, Francisco Javier Guerrero, explicaba a los medios que había recibido una llamada del ministro de Sanidad Salvador Illa advirtiéndole de que si no eran “responsables” los devolverían a la Fase 0.

En Córdoba, la Consejería de Salud de Andalucía ha informado a Sanidad de un posible contagio colectivo. Éste se produjo por la celebración de un cumpleaños el pasado martes 26, al que asistieron 27 personas.

Una de ellas, que se desplazó desde Bélgica dos días antes, empezó a tener síntomas el día después de la fiesta y ha dado positivo. Entre los participantes hay cinco personas de la provincia de Sevilla que no han podido ser localizados. 


Si le ha interesado esta información, únase a nuestro canal de Telegram para recibir toda las novedades nacionales e internacionales que publicamos sobre el coronavirus: https://t.me/economiadigital_es

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad