La policía detiene a la banda de traficantes de droga en el barrio de La Mina en Sant Adrià (Barcelona).

El gerente de La Mina salpicado por drogas cobra el doble que el alcalde

stop

El gerente del consorcio de La Mina (Barcelona), Juan Luis Rosique, salpicado por una red de tráfico de drogas, cobra el mayor salario público del municipio

21 de junio de 2017 (06:55 CET)

Juan Luis Rosique, el gerente del consorcio de La Mina, la entidad creada para reformar el conflictivo barrio de San Adrià de Besòs, (Barcelona) y que está siendo investigado en el marco de la última operación antidrogas, cobra un sueldo público casi dobla propio alcalde de la ciudad, el socialista Joan Callau.

El gerente del consorcio de La Mina está siendo investigado por un presunto desvío de fondos que terminó beneficiando a “Tío Cristina”, uno de los capos de la droga del edificio Venus, según han explicado fuentes policiales.

Su actividad como gerente del barrio ha tenido una alta compensación económica desde principios de la década pasada: unos 90.000 euros anuales, según ha podido saber este diario de fuentes cercanas al Ayuntamiento. El salario de Rosique casi duplica al del alcalde de Sant Adrià, que ingresa 50.000 euros anuales.

El consorcio de La Mina ha confirmado a este diario que no paga el salario del gerente investigado. Su sueldo corre a cargo de la empresa Plan de Besòs SA, una mercantil dependiente del Ayuntamiento de Sant Adrià. Ni el ayuntamiento ni el consorcio han querido confirmar el sueldo del alto cargo. La empresa municipal contaba en 2015 con siete trabajadores fijos y uno temporal que cobraban de media, 50.000 euros al año, el mismo salario que el alcalde. 

El gerente de La Mina investigado por desviar fondos públicos a una banda de narcotraficantes gana casi el doble que el alcalde 

Desde el consorcio justifican que que Rosique fue contratado a principios de la década pasada, cuando los salarios eran mucho más elevados y el gerente simplemente aceptó la compensación económica que le propusieron desde el ayuntamiento.

Administrador de fincas

Rosique, encargado de rehabilitar el barrio, ha terminado onvirtiéndose en un administrador de fincas conflictivas. Su tarea principal es gestionar los edificios de bloque de La Mina, con un índice de morosidad en las cuotas de la comunidad cercanas al 50%.

Ha dirigido buena parte de los planes, con fondos millonarios incluso de la Unión Europea para reformar el barrio deprimido. Entre las obras se encuentran un bulevar, una moderna e infrautilizada biblioteca y el paso del tranvía por el barrio.

Entre los proyectos estrella del consorcio se encuentra el derribo del bloque Venus, un mastodonte visible desde las autopista y las vías de tren que comunican a Barcelona con Badalona. Pero el proyecto de derribo y reubicación lleva casi una década de retraso.

Salpicado por fondos públicos

El gerente no sólo ha tropezado en el objetivo de superar los graves problemas sociales del barrio, sino que ha terminado implicado en ellos. Los investigadores sospechan que tanto Rosique como el concejal Carlos Ramos, que podría ser expulsado del partido socialista en los próximos días, desviaron fondos de las empresas de seguridad que evitaban la okupación de pisos al traficante de drogas.

El jefe de la policía en Mataró también ha sido expulsado del cuerpo por haber informado a la red sobre las operaciones policiales que se planificaban en el barrio.

Precedentes

El caso no es el primer escándalo en el Ayuntamiento de Sant Adrià. El anterior alcalde Jesús María Canga fue salpicado por el caso de corrupción Pretoria cuando se desvelaron las conversaciones en las que pedía al exalcalde de Santa Coloma de Gramenet, Bartomeu Muñoz, ayuda para colocar en algún trabajo a su mujer.

El actual alcalde también ha sido imputado por otra investigación judicial. Joan Callau está siendo investigado por los presuntos delitos de prevaricación administrativa, urbanística y tráfico de influencias en la apertura de una discoteca en un terreno público. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad