La ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera. Imagen: EFE/Ballesteros

El Gobierno congela el precio de la luz a costa de elevar el déficit

stop

El Gobierno congela la tarifa de la luz en 2019 y aflora un agujero de 453 millones de déficit por desajuste en el sector eléctrico

Madrid, 11 de diciembre de 2018 (09:45 CET)

El Gobierno congelará el recibo eléctrico en 2019. Una medida que se realizará por quinto año consecutivo. Sin embargo, en esta ocasión el Ejecutivo de Pedro Sánchez prevé el déficit de la tarifa: un desajuste negativo entre los ingresos y los costes regulados del sistema durante un ejercicio. 

Así, en total en 2019, tras cuatro años de superávit, el Gobierno prevé un desequilibrio negativo de 453 millones. Pretende cubrir este déficit eléctrico utilizando los ahorros de los años anteriores. El agujero es fruto tanto de una reducción de los ingresos del sistema como del aumento de sus costes.

Además, la congelación de la factura de la luz solo es efectiva sobre la parte regulada del recibo. Es decir, la medida evitará que el 40% de la factura de un consumidor doméstico sufra cambios durante el próximo ejercicio, dejando su alza o descenso en función del mercado de generación eléctrica.

El déficit eléctrico llega cuando el sistema todavía arrastra una deuda de más de 18.000 millones de euros

Así se desprende de la Orden Ministerial por la que se establecen los peajes de acceso de energía eléctrica para 2019, según explica El Mundo. Este documento y su correspondiente memoria económica suponen la columna vertebral del sistema eléctrico nacional.

El nuevo desequilibrio en el sector eléctrico se produce cuando el sistema todavía arrastra una deuda de más de 18.000 millones de euros por los excesos de los primeros años de siglo. La cifra se ha reducido en casi 10.000 millones desde el récord alcanzado en 2014, cuando el sistema estuvo a punto de quebrar.

Costes del sistema de 18.000 millones

Para explicar el desajuste entre ingresos y coste, el Ministerio de Transición Ecológica, dirigido por Teresa Ribera, alude a una disminución de la recaudación por el trasvase masivo que prevé de consumidores hacia la tarifa nocturna, cuyo coste es inferior.

Además, prevé que los ingresos se reduzcan tras la rebaja de la fiscalidad eléctrica al suprimir durante seis meses el impuesto del 7% a la generación eléctrica y el céntimo verde al gas. Por otro lado, la propuesta de peajes estima que los costes del sistema eléctrico se elevarán hasta superar los 18.000 millones de euros.

Tras reconocer el nuevo déficit, el Gobierno también incluye en su propuesta la solución para cuadrar las cuentas del sistema y evitar una subida de los peajes al consumidor eléctrico. Esta maniobra consiste en sacar 455 millones de euros de la hucha de la tarifa creada durante los últimos cuatro años de superávit.

De esta forma, el plan fulmina la mitad de los ahorros acumulados y equilibra los costes y los ingresos de 2019.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad