La ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, saluda al presidente de la patronal, Antonio Garamendi, con el que mantiene discrepancias sobre los ERTE / EFE

El Gobierno desoye a CEOE y sindicatos: se niega a prorrogar los ERTE

stop

Trabajo rechaza la prórroga ante el elevado coste para las arcas del estado y prepara incentivos para que las empresas abandonen los ERTE

Sergi Ill

La ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, saluda al presidente de la patronal, Antonio Garamendi, con el que mantiene discrepancias sobre los ERTE / EFE

17 de junio de 2020 (21:13 CET)

Sin acuerdo. Así ha terminado la reunión entre el Gobierno y los agentes sociales para pactar la prórroga de los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), tras el cerrojazo del Ejecutivo a la propuesta conjunta de la patronal y los sindicatos para alargar los despidos temporales hasta el 30 de septiembre.

El Gobierno ha rechazado la propuesta alegando un coste inasumible para las arcas públicas. De hecho, el Ministerio de Trabajo, que dirige Yolanda Díaz, busca la forma de introducir incentivos para que las propias empresas reincorporen trabajadores, y a la vez trabas para los que pretendan mantener los ERTE. 

Temor a una catástrofe

Los sindicatos y la patronal ven imprescindible que se mantengan las ayudas a los ERTE y la flexibilidad para que las empresas no tengan que asumir costes salariales insostenibles dada su situación económica. Los dos agentes sociales hacen piña contra el Ministerio de Trabajo para forzarle a que estire el presupuesto y prorrogue los despidos temporales. 

La reunión ha durado cinco horas pese a lo infructuoso del encuentro. Según El Confidencial, Yolanda Díaz insiste en contar con el apoyo de los agentes sociales para legislar, aunque el tiempo se le echa encima. Los ERTE por fuerza mayor caducarán el 30 de junio, y patronal y sindicatos intentan hacer entender que la apertura de fronteras no significa que se dejen de sufrir los estragos de la pandemia. 

Recuperación lenta

Muchos negocios tardarán meses o años en recuperarse de este estrago sin precedentes. Por eso, si tienen que asumir los costes salariales que tenían antes de la pandemia pero en la situación actual, parte del tejido empresarial español se enfrenta a una condena a muerte. 

El ministerio de Yolanda Díaz pretende que las empresas reabran con normalidad y pasen del ERTE de fuerza mayor al de causas objetivas ETOP --económicas, técnicas, organizativas o de producción--. Las diferencias entre ambos ERTE son mayúsculas, por las bonificaciones y por el consumo de la prestación por desempleo

Antecedentes

El pasado lunes, Gobierno, CCOO, UGT, CEOE y Cepyme se reunieron también con el ministerio en una larga reunión para discutir la extensión de los ERTE asociados a la crisis sanitaria sin conseguir un acuerdo, aunque se emplazaron a una nueva reunión para hoy, que también ha finalizado sin éxito.

En aquella reunión del lunes se discutió una propuesta del Ejecutivo para que los ERTE se prolongaran hasta el 30 de septiembre, frente a las demandas sindicales y empresariales, que pretenden extenderlos hasta el hasta el 31 de diciembre. Los agentes sociales aceptaron la propuesta inicial del Gobierno, aunque ahora es este el que recela. 


Si le ha interesado esta información, únase a nuestro canal de Telegram para recibir toda las novedades nacionales e internacionales que publicamos sobre el coronavirus: https://t.me/economiadigital_es

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad