Ada Colau y Quim Torra, en una reunión en el Palau de la Generalitat. EFE/Marta Pérez

El govern Torra y los comunes, más cerca

stop

La Generalitat ofrece reformas en el IRPF y el impuesto de sucesiones para allanar el apoyo de los de Ada Colau a los presupuestos

Barcelona, 22 de noviembre de 2019 (13:07 CET)

El gobierno de Quim Torra acerca posiciones con Catalunya En Comú Podem (CECP) de cara al apoyo de estos a los presupuestos de 2020, imprescindible para que prosperen las cuentas. Los negociadores del departamento de Economía y de los comunes, que han intensificado los contactos, se reunieron este jueves y avanzaron en el capítulo de ingresos.

La clave es que el govern acepta una reforma fiscal en la línea planteada por la formación liderada por Ada Colau, lo que comporta retocar el IRPF para que sea "más progresivo", bajando la aportación de las rentas bajas y subiendo la del 2% de las más altas, y también modifica el impuesto de suceciones. 

Ese planteamiento sobre el que gira la negociación ya se incluyó en una propuesta de resolución presentada por los comunes y que el Parlament aprobó el pasado 26 de septiembre con el apoyo de los partidos que integran el gobierno catalán, Junts per Catalunya (JxCat) y ERC.

La resolución también proponía aplicar una  "fiscalidad verde" para "luchar contra el cambio climático" y que consistiría en aplicar un impuesto a vehículos contaminantes, las actividades económicas que generan más gases causantes del efecto invernadero y las emisiones de grandes barcos y cruceros. Y también en ese punto los negociadores han avanzado, según fuentes de ambas partes citadas por EFE.

Subida de IRPF para rentas altas y rebaja en las tasas universitarias

En la negociación de los presupuestos de 2019, que no fructificó, los comunes ya pidieron una reforma fiscal que implicara una subida del IRPF para el 2% de la población con más ingresos y también cambios en el impuestos de sucesiones para ingresar entre 600 y 700 millones adicionales.

Entonces, la propuesta por lo que respecta al IRPF consistía en subirlo para las rentas superiores a los 90.000 euros brutos anuales hasta el 23,5%, que es el porcentaje fijado ahora para las que superan los 120.000, y en que el tipo máximo, del 25,5% y que ahora se aplica a partir de los 175.000 euros, se aplicara a partir de los 120.000.

Los comunes y el govern iniciaron los contactos en septiembre, pero luego estos quedaron interrumpidos hasta las elecciones generales del 10-N. Las reuniones se retomaron la semana pasada, cuando el vicepresidente catalán y conseller de Economía, Pere Aragonès, anunció para engrasar las conversaciones que el proyecto de presupuestos incluiría una vieja reclamación de la izquierda: una rebaja del 30% de las tasas universitarias que entraría en vigor el curso 2020-21.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad