El Hospital General se niega a ser el chivo expiatorio de Comín

stop

Los sindicatos advierten al consejero que sus ''desprivatizaciones'' generan desocupación, malestar en los pacientes y mayores listas de espera

El consejero de Salud, Toni Comín

Barcelona, 16 de septiembre de 2016 (01:00 CET)

Después de expulsar a la Clínica del Vallès del sistema sanitario público, el consejero de Salud de la Generalitat, Toni Comín, ha puesto en el punto de mira al Hospital General de Catalunya (HGC), al cual tampoco prorrogarán el convenio con la sanidad pública que vence el próximo 31 de diciembre. Los dos centros forman parte del grupo Quirón Salud. Desde el Hospital General se advierte al consejero Comín de las graves consecuencias que tendrá está decisión para los trabajadores y los pacientes.  

Toni Comín asegura que el primer proceso de desprivatización del sistema sanitario catalán "ha culminado con éxito". Se refiere a la Clínica del Vallès, un centro privado de Sabadell al que, hasta el 15 de agosto pasado, le derivaban pacientes de la sanidad pública. No le han renovado el convenio. La actividad pública que hacía hasta ahora y 32 de sus trabajadores han sido absorbidos por Parc Taulí, también de Sabadell, y Consorci Sanitari de Terrassa.  

Precisamente, en una visita a la Clínica del Vallès, Comín confirmó ayer que la próxima desprivatización será la del Hospital General de Catalunya (HGC), de Sant Cugat del Vallès, si bien le seguirán derivando pacientes de la pública hasta el 31 de diciembre.  

Los sindicatos no comparten el entusiasmo del consejero  

En declaraciones a este digital, Susana García, responsable de Sanidad de la UGT en el Vallès Occidental, asegura que la situación dista mucho de ser un éxito, tal como mantiene Comín, pese a que se ha evitado un expediente de regulación de ocupación (ERO) en la Clínica del Vallès. García recuerda que muchos eventuales se han quedado sin trabajo y que, aunque lo niegue la consejería, previsiblemente este proceso provocará un aumento de las listas de espera.  

Desde el primer momento, UGT propuso que la Generalitat adquiera la Clínica del Vallès para integrarla en el sistema público.  

Comín se encontrará un hueso muy duro de roer  

El departamento de Salud todavía no ha iniciado las negociaciones con los sindicatos del Hospital General de Catalunya. En declaraciones a Economía Digital, Roser Morraja, presidenta del comité de empresa aunque precisa en que habla tan sólo como delegada de CC.OO, subraya que, "ni en broma", aceptarán las condiciones que se han aplicado a la Clínica del Vallès para absorber parte de la plantilla en hospitales públicos.  

Roser Morraja insiste en que no aceptarán la pérdida de ningún puesto de trabajo, sea fijo o eventual, y que la medida repercutirá negativamente en los pacientes. Advierte que aumentarán las listas de espera de la pública y que se colapsarán las urgencias: "¿Que harán en invierno, cuando llegue la gripe, poner tiendas de campaña en el exterior de Parc Taulí?".

Trasladarán los pacientes de radioterapia a Terrassa y Manresa  

Sobre las consecuencias que supondría la expulsión del sistema público, Morraja señala que el HGC se vería obligado a cerrar las unidades de radioterapia, donde se tratan enfermos oncológicos, en un 90% derivados de la pública; y la de hemodinámica, donde se realizan cateterismos cardiacos, que recibe un 70% de sus pacientes del CatSalud.  

En los contactos que han mantenido con el departamento de Salud, se ha informado al comité de empresa que los pacientes de radioterapia que hasta ahora se trataban en el HGC se les trasladará al Consorci Sanitari de Terrassa y a Altaia, de Manresa. Todavía se desconoce que centro se encargará de los de hemodinámica.  

En el ejercicio de 2015, el Hospital General de Catalunya facturó al Catsalud cerca de 13 millones de euros por prestar asistencia a 3.321 pacientes. Desde la dirección del centro se filtró hace unos meses que si no se les prorroga el convenio prescindirán de 147 puestos de trabajo.

Los trabajadores se sienten "cabezas de tuco" de la desprivatización  

Roser Morraja considera que los trabajadores de la Clínica del Vallès y del Hospital General de Catalunya son "cabezas de turco" de la política de desprivatizaciones del consejero Comín. "Hay muchos hospitales privados o semiprivados que siguen trabajando para el CatSalud: la ha tomado con nosotros, le era fácil echarnos", afirma. El departamento de Salud está revisando los convenios sanitarios pero no ha anunciado más expulsiones.

La delegada de CC.OO advierte que los usuarios pagarán estas decisiones. Por ejemplo, en el HGC, los pacientes de radioterapia derivados desde la pública disponían de habitaciones individuales, un privilegio que no tendrán en Terrassa o Manresa.  

Mercè Conesa deberá pronunciarse sobre el conflicto  

Un representante del comité de empresa del HGC tomará la palabra en el pleno del Ayuntamiento de Sant Cugat del próximo lunes. Esperan que la alcaldesa, Mercè Conesa, salga en su defensa. Conesa también es la presidenta de la Diputación de Barcelona.  

La reciente adquisición del Grupo Quirón por parte de la multinacional alemana Fresenius no trastocará los planes de Comín. Así lo expusieron el consejero y sus directivos en una conversación con los representantes sindicales.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad