Dolors Bassa (c) y su hermana Montse (d) firmando libros e pasado viernes en la plaza Independencia de Girona. /EFE/David Borrat

El juez mantiene el tercer grado a Forcadell y Bassa

stop

El juez de vigilancia penitenciaria permite que las dos únicas mujeres condenadas por el 1-O, Carme Forcadell y Dolors Bassa, mantengan el tercer grado

Economía Digital

Dolors Bassa (c) y su hermana Montse (d) firmando libros e pasado viernes en la plaza Independencia de Girona. /EFE/David Borrat

Barcelona, 30 de julio de 2020 (16:30 CET)

Carme Forcadell y Dolors Bassa conservarán, por el momento, el tercer grado penitenciario gracias al cual solo acuden a la cárcel a dormir de lunes a viernes. La expresidenta del Parlament de Cataluña y la exconsejera de Trabajo, ambas de ERC, son las únicas mujeres condenadas a cárcel en el juicio del procés y, también, las únicas que mantienen el régimen de semilibertad.

El Juzgado de Vigilancia Penitenciaria número 1 de Cataluña decidió este jueves mantener el tercer grado a Forcadell y Bassa y, en consecuencia, rechaza los recursos planteados por la Fiscalía de Barcelona, que solicitó la suspensión de tal beneficio penitenciario.

Aunque vigilancia penitenciaria aún no se ha pronunciado sobre los recursos de Josep Rull y Jordi Turull, probablemente correrán la misma suerte que Oriol Junqueras, Raül Romeva, Joaquim Forn y los ‘Jordis’, a los que el martes se les suspendió el tercer grado penitenciario.

La decisión del juzgado de vigilancia penitenciaria respecto a Forcadell y Bassa difiere de la dictada con Junqueras y otros cuatros cuatro condenados, que desde este miércoles no pueden abandonar la cárcel de Lledoners (Barcelona).

En el caso de Forcadell, la magistrada le da diez días de plazo para que presente alegaciones al recurso de la fiscalía en contra del tercer grado.

Respecto a Bassa, desestima la suspensión cautelar del artículo 100.2 del reglamento penitenciario por considerar que ya está superado y que la competencia corresponde al Tribunal Supremo.

Alud de recursos

La fiscalía ha recurrido sistemáticamente los beneficios penitenciarios concedidos a los nueve presos del juicio del procés. Primero, recurrió sus permisos, después la aplicación del artículo 100.2 del reglamento penitenciario y, finalmente, el tercer grado. Este último les posibilita un régimen de semilibertad ya que tan solo deben acudir a dormir a la cárcel los días laborables.

Precisamente, la fiscalía recurrió este jueves el tercer grado de los tres presos que aún no la había solicitado: Rull, Turull y Bassa, aunque esta última, de momento, seguirá disfrutando del beneficio penitenciario.

En los recursos,  la fiscalía advierte de que aún no están preparados para pasar al tercer grado. Indica que no han seguido en prisión un curso para aprender a vivir "respetando el elenco de mandatos y prohibiciones contenidos en la ley penal".

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad