El secretario general de Vox, Javier Ortega Smith. EFE/Paolo Aguilar

El PP retoma las reuniones con Vox para salvar la investidura

stop

PP y Vox siguen negociando pese al rechazo frontal con que el partido de Pablo Casado recibió la batería de peticiones presentada por los de Abascal

Barcelona, 09 de enero de 2019 (10:23 CET)

El PP ha retomado este miércoles por la mañana las reuniones con Vox para intentar salvar la investidura de su candidato a presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno Bonilla, tras el fracaso del encuentro celebrado el martes a lo largo de seis horas y que se cerró sin ningún acuerdo.

Vox ha presentado un documento de máximos integrado por 19 propuestas que considera "negociable" y planteado "con ánimo de llegar a un acuerdo", pero que el PP consideró, de entrada, que es "inaceptable" y que acredita que la formación liderada por Santiago Abascal "no quiere un acuerdo".

Deportación masiva de inmigrantes

La batería de peticiones, varias de las cuales los populares tacharon de "auténtico despropósito", incluye la derogación de las leyes andaluzas de violencia machista, igualdad de género, no discriminación del colectivo LGTBI y memoria histórica, y la deportación de 52.000 inmigrantes ilegales.

La lista de maximalismos no acaba aquí. Vox pretende también que la Junta de Andalucía haga una declaración institucional en favor de la devolución al Estado de varias competencias autonómicas, en concreto, las de Educación, Sanidad, Justicia y Orden Público.

Vox también plantea que el Día de Andalucía pase de celebrarse el 28 de febrero a hacerlo el 2 de enero "en conmemoración de la culminación de la Reconquista" con la toma de Granada, y pide elaborar una ley para proteger la cultura popular y "las tradiciones del mundo rural", entre las que sitúa la Semana Santa, el flamenco y "otras tradiciones folklóricas" y otra para blindar los toros y la caza.

Vox o elecciones

La delegación negociadora del PP la integran su secretario general, Teodoro García Egea; el vicepresecretario de Organización, Javier Maroto; y la vicesecretaria de Comunicación, Marta González. Por parte de Vox, negocian el secretario general, Jaime Ortega Smith; el miembro del Comité Ejecutivo Nacional Rafael Bardají; y José Francisco Contreras, integrante del Comité Ejecutivo Provincial en Sevilla.

Los 12 escaños obtenidos por los de Abascal le conceden la llave de la gobernabilidad en Andalucía, porque son claves para facilitar la investidura de Moreno. En caso de que PP y Vox no lleguen a un acuerdo, la situación de bloqueo podría desencadenar unas nuevas elecciones.

Disensiones en el PP

Pero en el seno de los populares, el flirteo con Vox levanta ampollas. Borja Sémper, presidente de los populares en Guipúzcoa, portavoz en el Parlamento Vasco y alcaldable por San Sebastián, que ya había marcado distancias con el acercamiento a los de Abascal, reaccionó a la lista de peticiones con sarcasmo. "Ya puestos, hubiera sido más directo exigir 'expulsión de Andalucía a los que no sean de Vox. Pero pata negra'. Y nos evitamos tanto rollo", escribió en un tuit.

Y hoy, insiste en sus críticas en un artículo en El Mundo, en el que advierte de que Abascal y los suyos representan planteamientos "que se alejan de la Constitución del 78" y tienen una idea de España "esencialista, sentimental y nacionalista, no ciudadana".

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad