El PSC gira la izquierda y endurece la oposición

stop

PRESUPUESTOS DE 2014

21 de noviembre de 2013 (01:27 CET)

El PSC ha iniciado una nueva etapa. Después de la decisión del consejo nacional del partido, que aprobó de forma mayoritaria que no dará apoyo a una consulta soberanista que no tenga el acuerdo previo del Gobierno central, ahora los socialistas se han centrado en los presupuestos de 2014. Lejos de una aproximación con CiU, que se pretendía hace unos meses, el PSC quiere reflejar ahora las contradicciones del pacto entre la federación nacionalista y el antiguo socio en los gobiernos tripartitos, Esquerra Republicana.

El portavoz del PSC en el Parlament, Maurici Lucena, fue especialmente duro este miércoles al reprochar al conseller de Economia, Andreu Mas-Colell, las cuentas del próximo año. Para Lucena los presupuestos “no garantizan la salida de la crisis”, y tampoco luchan para mantener “la cohesión social”. Pero los socialistas entran también en el aumento de la deuda pública, un hecho que hasta ahora era, precisamente, objeto de las críticas de CiU a los gobiernos del tripartito.

Sin embargo, el gran aumento de la deuda se ha producido en los últimos cuatro años.

Esquerra, en la diana

Lucena aseguró que el Govern de Artur Mas ha pasado de ser “un ferviente defensor de la austeridad calvinista de Angela Merkel” a “aumentar la deuda en 25.200 millones de euros en apenas cuatro años”.

Pero el objeto de las criticas ahora para el PSC es Esquerra Republicana, en una muestra de que quiere incidir, de nuevo y con fuerza, en un espacio ideológico netamente de izquierdas que le permita volver a la escena política catalana. Lucena reprochó a ERC el apoyo a las cuentas de 2014. “Realmente sorprende mucho que un partido de tradición de izquierdas apoye unos presupuestos con un sesgo tan antisocial”, aseguró el portavoz parlamentario del PSC.

Porque el hecho es que los republicanos no muestran ningún síntoma de haber formado, en el pasado más reciente, parte de un gobierno de la Generalitat. Y el PSC considera que debe recordarlo.

Las bases piden un giro

A la espera de lo que ocurra el próximo 4 de diciembre, cuando se vote en el Parlament cómo se traslada al Congreso la petición sobre el derecho a decidir, y de saber qué decide el sector crítico del grupo socialista, la dirección del partido entiende que debe apostar por un espacio ideológico mucho más claro. Las bases socialistas piden ese giro, porque reclaman una respuesta ante la crisis económica, y recetas nuevas a las que aplica el Govern de Artur Mas, secundado por Esquerra.

Esas críticas fueron aún más contundentes por parte del diputado Xavier Sabaté, que criticó la Ley de Acompañamiento a los presupuestos, la que incluye el aumento de impuestos. Según Sabaté se regularán “92 tasas en diversos ámbitos como medio ambiente, agricultura, cultura, salud o transporte”.

La renuncia de ERC a los tripartitos

El hecho es que la Ley de Acompañamiento implica, según el diputado del PSC, “la modificación de 54 leyes que están vigentes, y 27 de ellas fueron aprobadas por los gobiernos de izquierda”.

Sabaté se refirió, directamente, a Esquerra Republicana. “ERC, por tanto, renegará del trabajo que hizo, de su propia obra de gobierno, con los presidentes Maragall y Montilla, con lo que es responsable de una política retrógrada, antigua y de derechas”.

Pero Esquerra, como el título de aquella película, parece que “nunca estuvo allí”.

El problema para el PSC es comprobar si los electores de Esquerra se mueven ahora únicamente o no por el derecho a decidir, dejando a un lado el eje izquierda-derecha.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad