El supremo británico ordena que el Parlamento vote el brexit

stop

Los jueces del Tribunal Supremo dictaminan por ocho a tres que el Parlamento debe ser consultado antes de que pueda comenzar la ruptura con la UE

Economía Digital

La primera ministra británica, Theresa May, durante su discurso en el palacete londinense de Lancaster House, en Londres (Reino Unido). EFE/Facundo Arrizabalaga
La primera ministra británica, Theresa May, durante su discurso en el palacete londinense de Lancaster House, en Londres (Reino Unido). EFE/Facundo Arrizabalaga

Barcelona, 24 de enero de 2017 (12:00 CET)

Los planes de Theresa May comienzan a resquebrajarse. La primera ministra británica anhelaba con un "brexit" limpio, ejecutado casi en solitario por el Gobierno, y duro (salida del mercado único y control de las fronteras). Pero la justicia de las islas ha parado los pies del Ejecutivo, por ahora. El Tribunal Supremo ratificó este martes que la activación del artículo 50 del tratado de Lisboa --que habilita a un Estado miembro a divorciarse de la Unión Europea (UE)-- habrá de pasar antes por el parlamento británico.

El fallo de la máxima instancia judicial del país ha sido aprobado con el voto en contra de sólo tres de los 11 magistrados del tribunal. Y habilita a los parlamentarios para enmendar y retrasar el proceso de salida de la UE. El Supremo argumenta que la prerrogativa real en la que se amparaba May --ejecución de ciertas medidas en nombre de la corona-- no puede usarse para el cambio de las leyes que afecten a los "derechos de los británticos", potestad única de la cámara legislativa.

La "decepción" del gobierno británico, según palabras del fiscal general, encuentra un motivo de consuelo en otro punto que estaba en disputa. Londres no necesitará contar con el consentimiento de las asambleas de Escocia, Irlanda del Norte y Gales.  Se cierra así un proceso judicial que ha levantado ampollas. La denuncia de un grupo de ciudadanos, encabezados por la ejecutiva de la City Gina Miller, llevó a los tribunales un proceso hasta entonces únicamente político.

Tras una primera sentencia del Tribunal Superior, los medios conservadores y parte de la opinión pública se lanzaron en contra de los jueces, que habían estimado la obligación del Gobierno en contar con el parlamento durante el proceso del "brexit".

Mantiene la hoja de ruta

Aunque la pelota está ahora en el tejado de los parlamentarios, el Ejecutivo asegura que no variará su hoja de ruta. "Es importante recordar que el Parlamento apoyó el referéndum por un margen de seis a uno y que ya ha indicado su apoyo a continuar con el proceso de salida con el calendario que hemos establecido. Respetamos la decisión del Tribunal Supremo y presentaremos nuestros próximos pasos en el Parlamento en breve", ha asegurado un portavoz de Downing Street.

"El pueblo británico votó por abandonar la UE y el Gobierno cumplirá ese veredicto activando el artículo 50 antes del final de marzo, tal y como estaba planeado", ha añadido.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad