El veto de Mato a la vacuna de la varicela tiene precio: 12 millones de euros

stop

El laboratorio Sanofi Pasteur cifra en 180.000 las vacunas 'privadas' que dejarán de suministrarse a niños pequeños cada año

18 de octubre de 2013 (21:52 CET)

La restricción de la vacuna de la varicela por parte de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps) no sólo ha pillado por sorpresa a los médicos y pacientes, sino también al laboratorio Sanofi Pasteur que fabrica la vacuna Varivax. Cada año de forma privada y bajo prescripción médica se vacunan 180.000 niños españoles.

Si cada dosis cuesta 70 euros y el suministro de estas vacunas desaparecerá casi por completo con la nueva medida, el coste de la iniciativa llevada a cabo por el organismo dependiente del Ministerio de Sanidad --que dirige Ana Mato-- supera los 12 millones de euros.

Más gasto sanitario

Este caso insólito, ya que en ningún otro país de Europa se ha visto algo similar, tiene un coste a nivel de salud para los niños que no pueden recibir las vacunas antes de la adolescencia, un coste laboral para los padres ante los posibles riesgos que pueden surgir ante la falta de vacunación y uno económico, no sólo para el laboratorio, sino también para la sanidad pública en general.

“Esta medida tendrá un impacto en el sistema sanitario porque aumentarán las hospitalizaciones, así como el absentismo laboral de los padres de los niños afectados”, detalla con gran lamentación la portavoz de Sanofi Pasteur en España, Marta Reyes.

Sin fundamento


Desde que el pasado 11 de julio la Aemps notificara al laboratorio el cese del suministro de la vacuna en las farmacias de todas las autonomías a excepción de Madrid, Navarra, Ceuta y Melilla, la compañía sólo ha recibido negativas del Gobierno ante la constante petición de la liberación de lotes.

“No existe ninguna alerta sanitaria ni de seguridad que obligue a frenar el suministro en farmacias. La vacuna está fabricada en Holanda y cuenta con todos los certificados de calidad”, subraya Reyes. Sanofi no entiende qué razones de peso han llevado al Gobierno a tomar esta medida.

Un contrasentido

Además, el laboratorio al igual que los pediatras enfatizan en el sin sentido de este nuevo sistema de vacunación. Mientras en cuatro comunidades autónomas se financia la vacuna de la varicela para los niños pequeños, en paralelo se dispensan en las farmacias aunque, como es gratis en los centros de salud, apenas se compran las dosis. Por contra, el resto de autonomías no tienen ni una opción ni la otra. Tienen esperar a que el paciente tenga entre 10 y 14 años para vacunarle.

“En Navarra llevan vacunando desde 2007 y los resultados obtenidos apuntan a que se han reducido las hospitalizaciones en un 95% y no hay mortalidad”, matiza el secretario del Comité Asesor de Vacunas de la Agencia Española de Pediatría, Francisco Álvarez.

Migrar a otros países

Ante el bloqueo del departamento liderado por Mato, los padres marchan a otros países próximos para obtener las dosis. “Hay familias que esta restricción les ha pillado en mitad de la pauta vacunal y para conseguir la segunda dosis algunos particulares nos han contado que se han ido a Portugal, Andorra y Francia”, explica Reyes.

De momento, el Gobierno no da marcha atrás a esta polémica iniciativa, mientras la comunidad médica y el laboratorio afectado hacen énfasis en su voluntad de colaborar y de dialogar para llegar a una solución cuanto antes.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad