Envían a prisión a los titiriteros que hicieron apología de ETA

stop

La función, con contenido violento, causa un terremoto político a Manuela Carmena

Celia Mayer, delegada de Cultura y Deportes del Ayuntamiento de Madrid. / EFE

en Madrid, 06 de febrero de 2016 (18:13 CET)

El juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno ha ordenado este sábado la prisión provisional sin fianza para los dos titiriteros detenidos ayer en Madrid por ensalzar a ETA durante la representación de un espectáculo de títeres, programado por el Ayuntamiento madrileño con motivo de las fiestas de Carnaval.

Los titiriteros, Raúl García Pérez y Alfonso Lázaro de la Torre, fueron acusados del delito de enaltecimiento del terrorismo, y también de un delito cometido en el ejercicio de derechos fundamentales y de las libertades públicas.

Vivas a ETA y Al Qaeda

García Pérez y Lázaro de la Torre habían realizado la puesta en escena de la obra "La bruja y don Cristóbal", en la que exhibían –según describe el auto del juez- el ahorcamiento de un muñeco vestido de juez, el apuñalamiento de un policía, la violación de una monja y el ataque con cuchillos a un crucifijo. Como toque final, exhibieron una pancarta con la leyenda "Gora Alka-ETA". Y por supuesto, todo delante de un público infantil.

Según el magistrado, el cartel no sólo ensalza a ETA, sino también a la organización Al Qaeda. En el auto se indica que los titiriteros detenidos declararon que la expresión 'Alka' es "un juego de palabras" que se refiere a la organización terrorista islámica. O sea, el cartel en cuestión diría 'Viva Al Qaeda-ETA'.

Pedido de prisión y terremoto político

Los titiriteros se podrían enfrentar a penas de 7 años de cárcel, ya que las escenas violentas se castigan –según el artículo 510 del Código Penal- con 1 a 4 años, y a la exhibición de la pancarta con el delito de enaltecimiento le correspondería de 1 a 3 años.

La polémica función trajo un terremoto político. La alcaldía de Manuela Carmena cesó al director artístico del Carnaval y anunció que denunciará a la compañía Títeres de Abajo, empresa contratada para el espectáculo infantil. Pero la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, pide más cabezas. Y de paso, lo hace citando al exdirigente de Podemos Juan Carlos Monedero.

 

 

En tanto, la portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Madrid, Begoña Villacís, ha reclamado hoy la dimisión de la concejal de Cultura, Celia Mayer, y del director de contenidos de Madrid Destino, Santiago Eraso.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad