A la izquierda, los negociadores de ERC: Marta Vilalta, Gabriel Rufián y Josep Maria Jové; y a la derecha, los del PSOE: José Luis Ábalos, Adriana Lastra y Salvador Illa, en la primera reunión para negociar la investidura, el 28 de noviembre de 2019. Foto
stop

Tras la primera reunión con el PSOE, ERC advierte de que su posición en relación a la investidura de Pedro Sánchez "sigue siendo negativa"

Alessandro Solís

Economía Digital

A la izquierda, los negociadores de ERC: Marta Vilalta, Gabriel Rufián y Josep Maria Jové; y a la derecha, los del PSOE: José Luis Ábalos, Adriana Lastra y Salvador Illa, en la primera reunión para negociar la investidura, el 28 de noviembre de 2019. Foto

Barcelona, 28 de noviembre de 2019 (21:00 CET)

Acaba la primera reunión PSOE-ERC para negociar la investidura de Pedro Sánchez, y la formación independentista avisa que se mantiene en el "no" a apoyar a los socialistas. "A pesar de que los diagnósticos de las partes no son coincidentes, sí que comparten la necesidad de poder retomar la vía del diálogo entre partidos e instituciones", ha explicado la formación de Oriol Junqueras en un comunicado.

En la reunión han participado un equipo negociador del PSOE –la portavoz del grupo socialista en el Congreso, Adriana Lastra; el secretario de organización del PSC, Salvador Illa; y el ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos– y uno de ERC –el portavoz parlamentario, Gabriel Rufián; la secretaria general adjunta del partido, Marta Vilalta; y el presidente del consejo nacional de los republicanos, Josep Maria Jové.

Tras mucha expectativa durante toda esta semana sobre el fruto de este primer acercamiento oficial, el avance ha sido exiguo. Especialmente para los socialistas, que han insistido en la urgencia de formar gobierno antes de Navidad y poner en marcha la política nacional, paralizada con un Gobierno en funciones y dos convocatorias electorales desde el primer trimestre del año. El mayor avance ha sido emplazarse para otra cita el próximo martes.

El PSOE constata diferencias con ERC

También en un comunicado enviado este jueves, los socialistas han admitido que en la reunión "se ha podido constatar la existencia de diferencias pero también de puntos de encuentro y, en todo caso, una voluntad compartida de diálogo que permita desencallar la formación de Gobierno y asegurar la estabilidad política necesaria" para afrontar los retos que se ha planteado afrontar el PSOE en su preacuerdo de coalición con Unidas Podemos.

Con respecto al desafío independentista, el equipo de Pedro Sánchez ha dicho en esta nota de prensa que el encuentro de hoy fue una oportunidad para inaugurar un "diálogo constructivo y con voluntad de entendimiento", que a su juicio puede ayudar para "encauzar el conflicto político en Cataluña desde el diálogo y el entendimiento institucional", que es una de las exigencias de ERC, pero no sin un calendario fijo y un pacto con plazos.

El partido catalán –el único que puede desbloquear la votación para convertir a Sánchez en presidente del Ejecutivo, en coalición con Podemos– ha avisado que "la posición de Esquerra Republicana en relación a una eventual investidura sigue siendo negativa". Para los republicanos, lo más importante ha sido poder establecer un "punto de partida común": que hay necesidad de "abordar políticamente" un conflicto político como el catalán.

"Los negociadores de Esquerra Republicana han trasladado al equipo del PSOE-PSC que la solución democrática para Cataluña pasa por una tabla de negociación que se fundamenta en cuatro pilares: que sea entre gobiernos, sin apriorismos ni temas vetados, con calendario y con garantías de cumplimiento", ha añadido ERC en su comunicado. Esta es una respuesta al intento del PSOE de convertir el diálogo en uno de partidos y no de gobiernos.

Pese a lo transmitido por los republicanos, desde el PSOE se sigue apostando por una abstención de Esquerra, informó El País. De hecho, es su plan A: una investidura con el apoyo de Podemos, PNV, Más País, Coalición Canaria, PRC, BNG y Teruel Existe, y la abstención de ERC y EH Bildu, que va en el paquete de los de Junqueras. Serían 169 votos a favor y 163 en contra; la mayoría simple que requiere la segunda votación en el Congreso.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad