Imagen de archivo de una investigadora hospitalaria para investigar contra el coronavirus / EFE

España debe triplicar los rastreadores para contener los rebrotes

stop

Se dispone de 3.500 personas para localizar los contactos de los enfermos de coronavirus, pero harían falta 10.000

Barcelona, 19 de julio de 2020 (10:08 CET)

Realizar un buen rastreo es clave para prevenir rebrotes. Cuando se da un contagio es necesario saber las personas con las que se ha tenido contacto para poder frenar la cadena de transmisión, algo que cobra especial importancia dada la cantidad de asintomáticos que portan la Covid-19. Los rastreadores se dedican precisamente a llamar a los positivos, entrevistarles y determinar con qué personas han estado durante la etapa en la que eran probablemente contagiosos (tres o cuatro días antes del comienzo de síntomas). El objetivo es aislar a esos contactos y hacerles la prueba.

Actualmente, la salud pública en España dispone de 3.516 rastreadores, lo que supone uno por cada 12.000 habitantes, según destaca este domingo El País. Los expertos recomiendan que harían falta entre 8.000 y 12.000 profesionales. Y en Cataluña ya se están notando las consecuencias, dado que esta carencia ha resultado en transmisión comunitaria y restricciones para los ciudadanos. En Madrid, por otro lado, directamente no localiza brotes ni trata de encontrar los vínculos entre los casos positivos y sus contactos.

El objetivo del estado de alarma era proveer al sistema de salud para lo que todavía estaba por llegar: compra de equipos, respiradores, pruebas, etcétera. Sin embargo, no se tuvo en cuenta este perfil esencial y, hoy en día, el país tiene menos de la mitad de los rastreadores de los que precisa, según datos recabados de las propias comunidades autónomas y los cálculos de las recomendaciones internacionales.

De hecho, el Gobierno no plantea umbrales mínimos de rastreadores en el Plan de respuesta temprana en un escenario de control de la pandemia por Covid-19, que se ha entregado esta semana a las CCAA. El texto se limita a exponer que los territorios deben tener la “capacidad suficiente” para esta tarea. Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, defiende la idea de no poner cifras del Ejecutivo y solo apunta que son necesarios refuerzos en algunas comunidades.

Sin embargo, para los epidemiólogos es algo esencial: “Llevamos insistiendo desde hace meses en la necesidad de contratar rastreadores para hacer el seguimiento de quienes han estado en contacto con una persona infectada”, señala Helena Legido-Quigley, experta en sistemas sanitarios de la London School of Hygiene & Tropical Medicine. Alemania, por ejemplo, dedica un rastrador por cada 4.000 habitantes. En Escocia se han contratado 3.000 para 5,4 habitantes.

Rastreadores por comunidad autónoma

Las cifras de rastreadores varían mucho según las comunidades autónomas. Mientras Castilla-La Mancha y La Rioja tienen buenas cifras, Madrid, Cataluña, Asturias y Navarra tienen menos de un rastreador por cada 30.000 habitantes. Esto supone hasta siete veces menos de lo necesario, algo muy preocupante en los dos primeros casos por la gran movilidad urbana y la alta densidad de población.

Cada autonomía tiene montado su sistema de forma particular. No todas adjudican la misma importancia a la atención primaria y, demográficamente, es muy distinta la necesidad de una zona urbana que en una rural.


Si le ha interesado esta información, únase a nuestro canal de Telegram para recibir toda las novedades nacionales e internacionales que publicamos sobre el coronavirus: https://t.me/economiadigital_es

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad