España, líder mundial en conflictos energéticos

stop

Acapara el 20% de las demandas de arbitraje internacional a causa de la reforma eléctrica del Gobierno

Mariano Rajoy y el ministro de Industria, Energía y Turismo en funciones, José Manuel Soria

desde Barcelona, 22 de marzo de 2015 (12:48 CET)

Los cambios en la regulación eléctrica, la cruzada emprendida por el Gobierno de Mariano Rajoy para combatir el déficit de tarifa, no solo ha provocado enfado y demandas dentro de las fronteras españolas. Empresas y fondos internacionales que inyectaron dinero en suelo español atraídos por las ayudas al sector de las renovables, tampoco están demasiado contentos. 

Las demandas contra el cambio normativo, han situado a España líder en conflictos energéticos internacionales. Acapara el 20% de las solicitudes de arbitraje por vulnerar, según los demandantes, el Tratado de la Carta de la Energía, un documento que compromete a los países firmantes a respetar unos principios comunes, como el trato justo y equitativo de las inversiones en materia energética.

España se enfrenta actualmente a 13 demandas, en primera posición del ranking y seguida muy de lejos por la República Checa, con siete, y Turquía y Kazajistán, con cinco cada uno. Pueden parecer pocas, pero en realidad el arbitraje internacional es lento y costoso, por lo que no todos deciden embarcarse en el proceso.

Fuera, como en España

Las demandas no se dirigen a una normativa concreta, sino al conjunto de cambios legislativos que viene produciéndose desde hace ya casi un lustro. En 2010, se recortaron las horas anuales de energía fotovoltaica con derecho a prima. Fue la primera escabechina. El año pasado, se cambió totalmente el sistema vigente de primas a la producción. Fue la última.

Las empresas y fondos tienen derecho a reclamar una compensación por daños y perjuicios si consideran que la actuacion del Gobierno ha vulnerado los principios recogidos en la Carta de la Energía.

Llegarán más demandas

Los primeros en demandar a España por esta cuestión fueron un grupo de 16 inversores ante Naciones Unidas. En 2013 llegaron otras tres reclamaciones, en este caso ante la Cámara de Comercio de Estocolmo, por parte de empresas y fondos de Holanda Luxemburgo: Charanne, Construction Investments, Isolux Infrastructure Netherlands y CSP Equity Investment.

Desde entonces, han llegado otro puñado de demandas de arbitraje al Banco Mundial y se espera que se sumen nuevas reclamaciones en los próximos meses.  

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad