Federalistas en combate

stop

Intelectuales y profesionales constituyen un movimiento cívico para defender un proyecto federal con España

23 de junio de 2013 (21:19 CET)

Los federalistas no están de moda. Son objeto de mofa. Se les recuerda aquel comentario en la transición cuando los partidarios de la UCD, una agrupación de notables que arropaba la figura de Adolfo Suárez, se veían a sí mismos como unos pocos dirigentes que podían ir en taxi. Ahora esos federalistas catalanes que siguen creyendo en un proyecto conjunto con España podrían ir en sidecar.

Pero, al margen de las encuestas y de la debilidad del PSC, que, oficialmente, es prácticamente la única fuerza política que todavía apuesta por el federalismo, un centenar de intelectuales y profesionales quieren hacer bandera de ello y presentar la batalla ideológica.

Son los firmantes de un manifiesto federalista antes de las elecciones del 25N, con el lema de Crida a la Catalunya federalista i d’esquerres, que ahora han decidido constituirse como un movimiento cívico, que se presentará en sociedad después del verano.

Proceso constituyente

El movimiento lo forman personalidades como Carlos Jiménez Villarejo; Andreu Mayayo, Joan Botella, Joaquim Coll, Victoria Camps, Manuel Cruz, Antonio Sitges-Serra, Carme Valls o Jordi Gracia. Y pretende incitar un debate que lleve hacia un nuevo proceso constituyente, de cara a las próximas elecciones generales, previstas inicialmente para 2015.

En el último documento, que sigue abierto entre los participantes del movimiento, y que lleva por título Catalunya sense fronteres, se considera que el llamado proceso a favor de la consulta “de secesión”, con un “calendario acordado entre CiU y ERC, “parte de una lógica deliberadamente tramposa”. Así, el documento señala que no hay otra legalidad posible que la que emana de la Constitución de 1978 y del Estatut de 2006. Y que cualquier otra posibilidad provocaría “un escenario de confrontación social, con resultados políticamente inciertos, necesariamente negativos para la convivencia”.

Secesión territorial

La salida, para estos federalistas en combate, que coinciden en gran medida con lo que está proponiendo el PSC y los proyectos que está elaborando el PSOE, es una reforma de la Constitución que incorpore diferentes aspectos, como la regeneración política e institucional y la transformación del modelo autonómico en un sistema federal en base a los principios de la cooperación, la lealtad institucional y la solidaridad.

Pero incorpora la posibilidad de la secesión territorial en base a “reglas claras y a los principios de la excepcionalidad y de grandes mayorías”.

Y no olvida “ofrecer la última palabra a la ciudadanía para escoger entre monarquía y república” como forma de Estado.
La idea central es que, si se desean cambios, se deben promover desde la legalidad, no con supuestas declaraciones unilaterales. Para ello, sitúan el ejemplo de Canadá y del Reino Unido, en relación a Quebec y a Escocia. Frente a la creación de nuevas fronteras, el movimiento cívico apuesta por “suprimirlas” y “configurar una auténtica unión federal”.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad