Francesc Homs: "Yo no quiero ser de este Estado"

stop

Considera en el juicio del 9N que no entiende que un proceso participactivo se considere un pulso al Estado, porque en ese caso no quiere pertenecer a él

Imágenes de televisión de la señal institucional de las declaraciones del diputado de PDeCAT Francesc Homs. Fuente:EFE

Barcelona, 01 de marzo de 2017 (13:25 CET)

El ex consejero de Presidencia de la Generalitat, Francesc Homs, ha realizado un alegato político en su última intervención en el juicio en el Tribunal Supremo por la causa del 9N, que este miércoles ha quedado listo para sentencia. Homs ha asegurado que no podía entender el juicio por tratar de organizar un proceso participativo, en alusión a la consulta soberanista del 9N. "Si ese proceso participativo se ha considerado un pulso al Estado, entonces yo no quiero ser de este Estado".

Homs ha insistido en que todo obedece a un mandato parlamentario, y que con él en la mano también se va a intentar convocar un referéndum. La idea del ahora diputado del PDECat en el Congreso es que la sentencia del Supremo "marcará el futuro de la relación entre el Estado español y Cataluña". Homs se ha declarado "inocente", pero ha asumido toda la responsabilidad por haber estado al frente de la organización de la consulta del 9N.


El fiscal ve un desafío a la legalidad

Con el juicio visto para sentencia, el fiscal del Supremo, Jaime Moreno, ha elebado a definitivas sus conclusiones provisionales y pide a la sala segunda la condena de Homs a nueve años de inhabilitación por los delitos de prevaricación y desobediencia, al considera que su actuación, como la de Artur Mas, "no fue más que un desafío a la legalidad, un pulso al Estado de Derecho por parte de una comunidad autónoma que decidió desoír el mandato del Tribunal Constitucional".

Como ocurrió en el juicio del 9N en el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, que juzgó a Artur Mas y a las exconsejeras Irene Rigau y Joana Ortega, el principal argumento de Homs es que el Tribunal Constitucional no esclareció lo que no podía hacer el Govern de la Generalitat. Los miembros del gobierno catalán entienden que "suspensión cautelar", como dictó el Constitucional, no significaba que se debía parar el proceso del 9N.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad